Crisis albiceleste

La selección de Argentina se jugará la vida en la Copa América, cuando este lunes (7:45 p.m., Gol Caracol) enfrente a Costa Rica en el último juego de la primera fase.

Nadie habría apostado a priori que la selección del ‘Checho’ Batista estaría en algún pasaje de la Copa América por debajo de la Sub 22 de Costa Rica en el grupo A, o que Súper–Lionel Messi, el jugador que ganó casi todo con Barcelona en la temporada incluyendo un Balón de Oro, pasaría desapercibido en la primera fase de su torneo, el de casa.

“No puede ser, somos un desastre, no hacemos un pase bien. ¡No le ganamos a nadie!”, manifestó con bronca el experimentado Javier Zanetti tras el empate a ceros contra Colombia. Su reacción en el camerino, al que entró repartiendo patadas a las paredes, es la cruda realidad que vive la selección de Argentina. Esa crisis que hoy la tiene con un pie afuera de la Copa, de la que es anfitriona.
 
Muchos cuchicheos alrededor de la crisis, conversaciones entre el presidente de la AFA, Julio Grondona y el seleccionador Sergio Batista, discusiones al respecto entre los mismos jugadores y la silbatina de la hinchada, la misma que el miércoles ante Colombia pidió a gritos a Diego Armando Maradona de vuelta en el banco. Todo eso ha producido semejante tragedia en Argentina, que todavía no se ha recuperado del descenso de un grande- al menos, no los millones de hinchas de River-.

En la cancha se observaron algunos intercambios de palabras entre los jugadores, como el mismo Messi, que le recriminó una falla en la salida a Nicolás Burdisso en los últimos minutos ante Colombia. Aunque si de recriminaciones se trata, ‘La Pulga’ ha sido una de las mayores víctimas de abucheos, silbatinas y cánticos en contra.
 
“La realidad es que el nivel individual de todos nosotros no está siendo el mejor. Eso repercute en lo colectivo. No es verdad que Argentina esté jugando mal por culpa de Messi”, apuntó Javier Mascherano, compañero de ‘Lio’ en el Barcelona.

El 10 argentino, como bien dice Batista, se ha convertido en tema nacional: “Debemos fijarnos en que tenemos el mejor jugador del mundo y hay que aprovecharlo. La ovación que llegue cuando tenga que llegar. Leo quiere mucho a la selección, se la juega por ella. No sé qué pensará y si le molestará la reacción de la gente”, comentó el seleccionador.
 
Por el contrario, hay quienes aseguran que este equipo todavía no juega como se espera debido a que si bien lo integran súper estrellas, aún no han tenido el suficiente tiempo para lograr lo que quiere Batista, quien apenas lleva un año al frente del banquillo que dejó Maradona tras Sudáfrica 2010. Tal vez la misma crisis la vive Brasil o por pasajes, Colombia, quienes no llevan mucho tiempo trabajando con Menezes y ‘Bolillo’ Gómez, respectivamente. Paraguay, por el contrario, acumula cuatro años con Gerardo Martino desde la línea de cal.

De igual forma, Argentina todavía tiene soluciones para curar la crisis. Ese antídoto, sin duda, hará efecto si el equipo local gana este lunes (7:45 p.m., Gol Caracol) contra Costa Rica, que lo supera por un punto en el grupo A. “Nos quedan cuatro finales para ser campeones. La de Costa Rica no nos la esperábamos, pero la afrontaremos como tal. Hay optimismo. Jugadores hay y tengo mucha confianza de llegar a la final”, aseguró Batista, quien ha sido duramente criticado por su manera de jugar, pues antes del torneo confesó su deseo de parecerse al Barcelona.
 
El remezón en su plantilla demuestra que ya aprendió la lección, tras dos nefastos partidos ante Bolivia y Colombia, y del imposible de su acometido. Ante los ticos Carlos Tevez, Esteban Cambiasso y Ezequiel Lavezzi irán al banco por bajo rendimiento y en su lugar podrían ingresar Gonzalo Higuaín, Angel Di María, y Sergio Agüero. Aunque todavía no se descarta que Fernando Gago sea el elegido para equilibrar el medio campo albiceleste y blanco.

Una nueva decepción, podría terminar abruptamente con un ciclo. Por ahora, Batista resiste y sus dirigidos guardan la ilusión. Como el Pipita Higuaín: “Hay que salir a matar contra Costa Rica.