Crisis europea y revueltas en Oriente Medio, temas claves para el FMI

El petróleo, la situación en Japón y la inflación en los países emergentes también serán analizados por el Fondo Monetario Internacional.

Esos temas dominarán la reunión del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial que arranca este lunes en Washington.

El encuentro coincidirá con la reunión el próximo viernes de los ministros de Economía y Finanzas del G20, que resumirán en un comunicado sus conclusiones sobre la salud de la economía mundial.

Se espera que los titulares de Finanzas del G20 perfilen también una serie de "guías indicativas" para medir los desequilibrios en la economía mundial y elaborar políticas para hacerles frente, un tema que centró la última reunión del grupo en febrero en París.

El objetivo es establecer una metodología que sirva para detectar riesgos en los países y permitir así que el Fondo Monetario Internacional (FMI) realice un escrutinio detallado de los problemas detectados.

Se trata de un proceso complejo en el que el consenso se presume difícil debido a la variedad de modelos que se consideran, lo que deja espacio para el debate y el desacuerdo.

Todo hace prever, por lo demás, que el valor del yuan sea otro de los temas destacados en la mesa de negociaciones.

El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, propuso en febrero incluir el yuan en la cesta de monedas que el organismo usa para determinar el valor de los Derechos Especiales de Giro (SDR).

El valor del activo de reserva internacional diseñado por el FMI se basa ahora en una cesta de cuatro monedas integrada por el dólar, el euro, el yen y la libra esterlina.

Strauss-Kahn cree que el añadir divisas de países emergentes "como el yuan" a la composición de la cesta podría ayudar al proceso de internacionalización de esas divisas.

El FMI afirmó en noviembre pasado que el yuan no cumple con el requisito de moneda "libremente utilizable" para incluirla en su canasta, pero las declaraciones recientes de Strauss-Kahn parecen demostrar que el organismo está abierto a estudiar esa posibilidad.

Los verdaderos asuntos centrales de la agenda serán, con todo, los temas más candentes de la actualidad internacional como los desafíos económicos que afronta Oriente Medio y el norte de África.

El tema será objeto de debate el viernes en un seminario en el que se abordarán los problemas de desempleo juvenil y desigualdad en la región.

Está previsto que Strauss-Kahn, participe en el encuentro, que también contará con la asistencia del gobernador del banco central de Túnez, Mustapha Kamel Nabli, y Wael Ghoneim, el gerente de marketing de Google para Oriente Medio y el Norte de África.

La reunión de primavera comienza de lleno mañana con la publicación del informe "Perspectivas Económicas Mundiales" que incluye las previsiones de crecimiento del FMI para todas las economías del mundo.

Entre los temas destacados de la agenda figura también la publicación del "Informe sobre Estabilidad Financiera Global" en el que el FMI toma el pulso a la situación en los mercados financieros.

A eso se sumarán las ruedas de prensa el miércoles de Strauss-Kahn y el responsable del Banco Mundial, Robert Zoellick y varios seminarios sobre corrupción, empleo y el creciente protagonismo de mercados emergentes.

La creciente violencia en los países de Centroamérica y su impacto sobre el desarrollo será otro de los asuntos a debate.

Strauss-Kahn se refirió esta semana, en un discurso previo a la reunión que se avecina, a la necesidad de impulsar una globalización más justa y al peligro que plantean a la estabilidad de los países las elevadas tasas de desempleo y desigualdad.

El titular del FMI alertó que esa desigualdad afecta no sólo a los países emergentes sino también a los avanzados como EE.UU..

Por su parte Zoellick adelantó, en otro discurso previo a la asamblea que el Banco Mundial contempla la posibilidad de financiar a organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan en temas de transparencia y entrega de servicios.

De concretarse, la iniciativa marcaría un hito en la historia del organismo creado al final de la II Guerra Mundial por un grupo de países para ayudar financieramente a Gobiernos con problemas.

En 1956, dieron un paso adelante con la creación de la Corporación Financiera Internacional, cuyo objetivo es invertir en el sector privado y ahora se plantean ayudar a organizaciones sin ánimo de lucro.
 

 

últimas noticias

¿Cómo financiar y cumplir las metas de 2019?

¿El bitcoin confirmó que era una burbuja?