Cuando el presidente se aferra al poder

Laurent Gbagbo se niega a renunciar y sigue escondido en un búnker.

Cuando estaban a 150 metros de la puerta del búnker en donde se encuentra escondido desde hace tres días Laurent Gbagbo, el presidente de Costa de Marfil derrotado en las urnas el 28 de noviembre y quien se niega a entregar el poder, las fuerzas leales al presidente electo, Alassane Ouattara, dieron marcha atrás. Después de lanzar un duro ataque para conseguir la salida de Gbagbo, cesaron los disparos en Abiyán, epicentro de duros combates, y todo quedó en silencio.

“Hubo una pausa en los combates, los soldados de Ouattara llegaron cerca de la puerta de la residencia de Gbagbo y tuvieron que retirarse”, explicó a la agencia France Press un habitante de la zona. Después de que Ahoua Don Mello, portavoz de Gbagbo, dijera que el ataque “era una tentativa de asesinato”, Ouattara les pidió a sus tropas que “garantizaran la integridad física de su rival”.

Un día antes, Francia y funcionarios de Costa de Marfil negociaban la salida de Gbagbo. “Durante horas se habló con el entorno del presidente saliente, pero todo fracasó debido a la intransigencia de Laurent Gbagbo”, declaró el ministro francés de Exteriores, Alain Juppé.

Y mientras Gbagbo se atrinchera en su búnker, el presidente electo tiene que permanecer encerrado en un hotel en Abiyán, protegido por las fuerzas de la ONU. Alassane Ouattara, de 69 años, es doctor en Economía de la Universidad de Pensilvania y fue alto funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI). Los marfileños le reconocen su capacidad de trabajo y transparencia. Sin embargo, opositores lo acusan de estar detrás de un intento de golpe de Estado en 2002 contra Laurent Gbagbo, quien por esta causa se niega a entregarle el poder. También aduce que Ouattara está demasiado occidentalizado y esto podría perjudicar al país.

Costa de Marfil sufre una fuerte división entre el norte, de mayoría musulmana, y el sur, cristiano. Las tensiones étnicas y económicas han sumido a este país, alguna vez llamado la joya de África por sus riquezas, en la pobreza. Recibe grandes beneficios por petróleo y cacao, del que es el principal productor. Por eso, antes de que estallara la guerra Gbagbo anunció que su gobierno se haría cargo de la compra y la exportación de ese producto.

Temas relacionados
últimas noticias

El caos migratorio se extiende