Cuestionan testimonio de James Murdoch ante Parlamento británico

Dos exdirectivos de News of the World aseguraron que James Murdoch sabía de la existencia de correos que daban cuenta de las 'chuzadas'.

El testimonio que presentó James Murdoch, presidente de News International, ante el Parlamento británico por el caso de las escuchas del “News of the World” fue puesto en duda este viernes por dos exdirectivos de la empresa.

James Murdoch y su padre, Rupert Murdoch, presidente de News Corporation, declararon el martes ante el Comité de Medios de Comunicación de la Cámara de los Comunes sobre el escándalo de las escuchas ilegales que llevó a cabo durante años el dominical.

Sin embargo, el último director del “News of the World” Colin Myler y el exresponsable legal de News International Tom Crone cuestionaron la respuesta de James Murdoch sobre un correo electrónico en el que se sugirió en su día que las 'cuzadas' estaban extendidos.

En su declaración, Murdoch dijo que no estaba no sabía que el correo diera a entender que la práctica de las escuchas no era exclusiva de un único periodista sobre un caso que implicaba a un directivo de la Federación de Fútbol.

En abril de 2008, James Murdoch autorizó un pago valorado en más de 600.000 libras (unos 678.000 euros), como parte de un acuerdo extrajudicial, a Gordon Taylor, director de la Federación de Fútbol, después de que éste presentase medidas legales contra el “News of the World” porque su teléfono había sido intervenido.

En un comunicado divulgado este viernes, Myler y Crone puntualizaron que James Murdoch se “equivocó” cuando respondió al comité sobre el litigio con Gordon Taylor, puesto que afirman haberle informado de la existencia del correo electrónico que hacía referencia a las 'chuzadas' y procedía de los abogados de Taylor.

El presidente de News International dijo sin embargo, que respalda el testimonio que prestó ante el comité.

En respuesta a esta situación, el presidente del Comité de Medios de Comunicación, John Whittingdale, señaló que puede pedirle a James Murdoch que clarifique su declaración como parte de unas respuestas por escrito que debe hacer a los parlamentarios sobre información adicional que debe aportar relativa a las escuchas.

En 2006 se hizo público este espionaje pero la investigación fue cerrada después por la policía, aunque las fuerzas del orden empezaron una nueva pesquisa el pasado enero.

El escándalo se agravó hace unas semanas al revelarse que se pincharon teléfonos de familiares de víctimas de crímenes, terrorismo y de soldados caídos en combate.