Cultive en su propia casa

La agricultura urbana se ha convertido en una práctica muy popular en las ciudades del mundo y ahora está tomando fuerza en Bogotá. Sea usted parte de esta tendencia que le permite producir alimento en su casa.

Imagine que usted desea comer fresas. Imagine que lo único que tiene que hacer es acercarse a ese rinconcito de su casa para recogerlas sin necesidad de tener una terraza amplia o un gran patio. Gracias a la agricultura urbana, que se origina por la necesidad de la alimentación fácil y a bajos costos, eso ya es posible.

La tendencia que se observa en ciudades de Inglaterra, Japón o Argentina se empieza a presentar en Bogotá, donde, a pesar de que el mercado todavía es muy incipiente, ya hay mujeres que se dedican a sembrar alimentos dentro de sus hogares para el propio consumo. Entidades como el Jardín Botánico han hecho programas para mujeres cabezas de familia y ahora se pretende dar a conocer más de la práctica en la nueva versión de Agroexpo, evento en el que se presenta la producción de alimentos en ambientes no tradicionales.

Las ventajas son muchas. Con pocos recursos (no requiere una gran inversión si sólo es para consumo propio) se puede producir comida donde usted quiera y se convierte en una alternativa saludable.

¿Cómo hacer su huerta?

1. Hacer una lista de los alimentos que más se consumen en casa para saber qué se puede sembrar.

2. Establecer el espacio donde se quiera sembrar. Puede ser en una terraza, en una pared, en materas, frascos, baldes, llantas o colgadas del techo,

3. Adquirir las semillas certificadas, ojalá orgánicas porque la tendencia de la agricultura urbana es que sea limpia, es decir, que no contaminen las aguas residuales ni que sea a base de insecticidas.

4. Al saber qué se quiere, entonces se germinan las semillas de manera muy fácil. Se pueden comprar espumas, las cuales se cortan y se meten dentro de una bandeja con agua tapadas inicialmente y en cada mitad de cada espuma se deposita la semilla. Cuando el agua ha bajado, se ve la salida del primer cotiledón (las primeras hojas) dentro de la espuma. Luego se destapa la bandeja y cuando aparezcan 2 cotiledones es señal de que la planta necesita nutrientes.

5. La semilla al inicio lo único que necesita es agua. Cuando salen los dos cotiledones quiere decir que ya es una planta a la que se le deben suministrar abonos orgánicos.

6) Cuando la semilla produzca cuatro hojas dentro de la espuma se hace el trasplante a un sitio donde se pueda tener con una buena luz, garantizar el riego y nutrición permanente.

¿Qué sembrar?

Lechuga, tomate, cebolla, aromáticas, fresa, espinaca, apio, perejil, papa, ajo.

¿Qué se aconseja?

• Partir de una buena motivación

• Aprovechar los espacios que se tienen en la casa

• Tratar siempre de no contaminar. 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Ver crecer superhéroes

Horóscopo de la semana, ¡solo para mamás!

9 series de Netflix que toda mamá debería ver