Curiosos por el 'mundo del blanco'

Computadores para Educar, programa del Ministerio de las TIC, instaló 15 portátiles en dos sedes educativas de comunidades indígenas de Leticia y Puerto Nariño.

Computadores para Educar, programa del Ministerio de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, entregó 15 portátiles a escuelas de comunidades indígenas de Leticia y Puerto Nariño (Amazonas), desarrolló una jornada de robótica y capacitará en etnoeducación a diez profesores de estas sedes educativas.

En el resguardo indígena de Puerto Nariño (Amazonas), en el que conviven ticunas, cocamas y yaguas, hay por lo menos diez antenas de Directv y Sky.

Es por eso que en las conversaciones entre mujeres, La reina del sur y El desafío son temas que no pueden faltar. Los hombres —con camisetas del Real Madrid, Barça y Boca Juniors— debaten acerca del acontecer nacional, opinan de la enfermedad del presidente venezolano, de la coca que está entrando por Perú y del Mundial de Fútbol que se desarrollará, en 2014, en Brasil. Mientras que los niños calzan zapatos al estilo Converse y se paran el pelo con fijador, y las niñas cantan en coro la canción de la serie El man es Germán.

A hora y media de viaje en lancha desde Leticia (Amazonas) y en un extremo de las oscuras aguas del río Loretoyaco, afluente del Amazonas, se encuentra este resguardo indígena, conformado por 21 comunidades. De ellos, quienes están en un rincón de la selva amazónica colombiana y peruana, se creería que no tienen contacto con la naturaleza tecnológica obvia del hombre de ciudad.

Pero no es así, como se pudo comprobar cuando Computadores para Educar llevó diez portátiles a la sede escolar San Francisco Loreto, de la escuela José Antonio Galán —ubicada en el resguardo—.

Cuando destaparon la caja que contenía los computadores, los niños, contrario a lo ocurrido en otras regiones del país en las que se han efectuado entregas, no se mostraron temerosos o asustados, sino empoderados, curiosos, con ansias de encenderlos y así desmitificar lo visto en la tele.

–Es el mismo que sale por la televisión, ni más grande ni más pequeño, lo diferente es el color. Lo único que falta es que llegue la internet para tener correo y ver los videos, expresó José de Jesús Montes, un niño de la comunidad, mientras observaba con detenimiento al aparato.

Jesús Silva, máxima autoridad del resguardo, está convencido de que “nuestros niños tienen que aprender tanto del mundo de los blancos como fortalecer el conocimiento de nuestra cultura e identidad. No podemos estar aislados del entorno, no somos los únicos. Por eso he permitido que se instalen los computadores”.

En esta comunidad hay más de diez niños con síndrome de Down, cuya condición, en la mayoría de los casos, no es entendida por la comunidad y sus familias.

Frente a esto, Reineira Leiva Valerio, miembro de la guardia indígena del resguardo, quien es especializada en síndromes y problemas de aprendizaje, desea que “con la llegada de esta tecnología, las familias entiendan más a estos niños, se informen y entiendan que es un trastorno y no un castigo de la vida”.

Temas relacionados