Dólar, la plaga de las flores

Nuevamente la tasa de cambio se convierte en la principal preocupación de los floricultores del país, sobre todo en esta época en la que el invierno ha reducido la producción del sector de cara a una de sus principales temporadas en el mercado nacional: el Día de la Madre.

“Esta inundación de dólares es peor que la ola invernal que ha sufrido el país y que ha afectado a varios cultivos”, aseguró Augusto Solano, presidente de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores), el viernes pasado en un comunicado difundido en los medios.

A pesar de que el viernes pasado la divisa estadounidense cerró al alza (se cotizó a $1.768,19, una subida del 0,03% frente a la jornada anterior), en lo corrido del año se ha devaluado 7,6% frente al peso, lo que significa una crítica disminución en los ingresos que el sector había estimado para 2011.

Una reducción que traería consecuencias aún más negativas: “La tendencia podría llevar al dólar a caer por debajo de los $1.700. Si esto sucediera, nos veríamos obligados a un despido masivo de trabajadores”, agregó Solano.

No es la primera vez que el sector realiza esta advertencia, pues, según los analistas, es la misma solución que la floricultura aplica cada vez que la tasa de cambio no le es favorable. “Tienen que afrontar que van a vender a una tasa de cambio inferior. Podrían modificar condiciones en términos de suspender el funcionamiento de sus empresas sin despedir a nadie”, dice Ricardo Bonilla, r del Centro de Investigaciones para el Desarrollo, de la Universidad Nacional.

Temas relacionados