De frente al cambio climático

El PNUD desarrolla una investigación piloto en la región para generar proyectos de mitigación y adaptación frente a la variabilidad del clima. Disposición de residuos, uno de los mayores retos.

La reciente ola invernal, que además de azotar el país evidenció la falta de preparación del Gobierno para afrontar una tragedia de tal magnitud, dejó claro que no eran exageradas las advertencias acerca de los impactos del calentamiento global en todo el mundo.

Pese a que no es una problemática ajena para Bogotá, sí ha estado ausente en los programas de gobierno locales y apenas empiezan a plantearse las primeras estrategias para contrarrestar sus efectos.

Ricardo Moctezuma, director de la Fundación Ciudad Humana, lo confirma: “En relación con el cambio climático estamos en pañales, pues no se ha abordado en la dimensión que corresponde”. Moctezuma se refiere a las deficiencias de la ciudad en materia de construcción sostenible, combustibles limpios y mitigación de riesgo frente a inundaciones y deslizamientos producidos por el cambio climático.

En cuanto al manejo de las basuras —las cuales generan gases efecto invernadero—, Bogotá produce a diario 6.000 toneladas de residuos, y de éstas apenas se recicla el 10%. “Estamos a años luz de tener unos mejores manejos de separación en la fuente”, agrega el experto. El panorama es aún más desalentador si se tiene en cuenta que todavía no es claro el futuro de la licitación de $2,5 billones de Recolección, Barrido y Limpieza para los próximos ocho años.

Pero la pelea no está perdida del todo. Una iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) empieza a dar luces a la ciudad en el asunto. Desde hace seis meses un grupo de expertos trabaja en una investigación piloto acerca del calentamiento global en Bogotá y Cundinamarca. Según Francisco Canal, consultor del PNUD, la idea es incorporar en el ordenamiento de la ciudad proyectos de mitigación y de adaptación frente al cambio climático. Por ahora se hacen las estimaciones de gases efecto invernadero en la región sólo se conocían las cifras globales del país, y un programa de sensibilización.

Gracias a la investigación hoy se sabe que en el departamento disminuirían las precipitaciones 11,6% entre 2011 y 2040. Así mismo, que habrá una transformación en el clima al pasar de semihúmedo a semiárido y que los  aguaceros serán más torrenciales, con mayores crecientes y deslizamientos.

El próximo martes se inicia el seminario internacional “Ciudades y Cambio Climático” en Bogotá con el fin de convertir en un reto urgente la mitigación y la adaptación al cambio climático de cara a las próximas elecciones de octubre.

El encuentro busca que todos los candidatos asuman el calentamiento global como prioridad en sus agendas porque, como insiste Ricardo Moctezuma: “Es un tema crucial para el futuro de los bogotanos”.