Delta busca en América Latina una tabla de salvación

La aerolínea acaba de poner en marcha un programa de retiro voluntario.

Después de registrar uno de los mejores resultados financieros de su historia durante 2010, Delta Air Lines anunció que tiene puestos sus ojos en América Latina, para crecer entre 15 y 20%.

Así lo anunció el vicepresidente de la aerolínea para América Latina y el Caribe, Nicolás Ferri, durante su reciente visita a Colombia, donde explicó que la región representa el 8% de los vuelos globales, con 6,9 millones de pasajeros, y que nuestro país es un destino clave para la compañía.

Estas proyecciones podrían correr riesgo luego de que el pasado lunes la compañía anunciara su programa de retiro voluntario para 55.000 de sus 80.000 empleados (ver recuadro). Sin embargo, la empresa señaló que los programas para Colombia y Latinoamérica se mantendrán.

Durante su paso por Colombia, Nicolás Ferri explicó que “el crecimiento de Delta vendrá desde cuatro lugares del mundo: Nueva York, Europa, Asia y especialmente de Latinoamérica, razón de la visita a Colombia”.

“Colombia es el quinto mercado más importante de Delta en la región, y con base en los excelentes resultados de 2010 en el país, que registraron un crecimiento del 20% año contra año, quisimos venir a conocer las impresiones y necesidades de nuestros clientes y socios, además de entender, de mejor manera, cómo funciona el mercado”, afirmó Ferri.

Después de diez años de que Delta Air Lines hubiera entrado a Colombia, el país se ha convertido en un punto estratégico para la aerolínea, que hoy en día opera dos vuelos diarios desde Bogotá hacia los Estados Unidos: uno hacia su centro neurálgico en Atlanta y otro hacia el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, en la ciudad de Nueva York.

Entre sus ventajas, el vuelo de Delta entre Bogotá y Nueva York tiene la particularidad de que sale a medianoche desde la capital colombiana y llega a primera hora al JFK, lo cual le permite a los viajeros empezar su día sin obstáculos.

Con una perspectiva de crecimiento del 20% para 2011 y con una ocupación aproximada del 80%, Delta acoge con optimismo los nuevos retos que enfrenta luego de los recientes cambios en el mercado, como la culminación del acuerdo de código compartido con Avianca, recalcó el directivo.

“Estamos muy entusiasmados con los planes que tenemos para Colombia y con el comportamiento del mercado local. La terminación de la alianza estratégica con Avianca nos ha hecho repensar el negocio y lo hemos visto como una verdadera oportunidad para entrar por completo en Colombia”, enfatizó Ferri.

Además de las rutas que operan en el país, Delta también está mirando nuevos destinos en Colombia, como Medellín y Barranquilla, pero por ahora es sólo un análisis, aclaró Ferri.

Además, Delta ha desarrollado una estrategia propia para Colombia y ha consolidado con éxito un programa que recompensa la lealtad de las pequeñas y medianas empresas que vuelan en la aerolínea. SkyBonus es una plan de incentivos para pymes en el que las compañías participantes acumulan puntos, que pueden canjear por premios.

“Queremos fortalecer nuestra presencia en el mercado colombiano y que cada vez más personas puedan disfrutar de los servicios y beneficios que prestamos en el mundo entero. De igual manera, queremos que cada vez más colombianos conozcan los programas que Delta ha lanzado en el país para recompensar la lealtad de sus viajeros. Estamos absolutamente comprometidos con el mercado colombiano y creemos en el país, por eso estamos aquí y queremos crecer”, indicó.

El directivo explicó que la aerolínea  tiene proyectadas mejoras por US$2.000 millones, que irán hasta 2013, y que incluyen la construcción de una nueva terminal internacional en el aeropuerto JFK de Nueva York, así como la instalación de asientos-cama en la clase Business Elite y sistemas de entretenimiento a bordo.

Además, busca fortalecer sus alianzas comerciales con GOL, de Brasil, Aeroméxico y Aerolíneas Argentinas, y espera ingresar a la alianza aérea global SkyTeam en 2012.

Delta hace ajustes a sus finanzas

La aerolínea Delta Air Lines, la segunda más grande de Estados Unidos, anunció la puesta en marcha de un programa para la salida voluntaria de 55.000 de sus 80.000 trabajadores.

En un comunicado dirigido a la Comisión de Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC por su sigla en inglés), la empresa anunció que va a  reestructurar su fuerza laboral.

Agregó que reducirá su capacidad transatlántica a partir del 5 de septiembre. Cabe recordar que Delta tiene su sede en Atlanta (Georgia), ofrece 354 destinos globales y es parte de la alianza transatlántica que en 2009 puso en marcha junto al grupo franco-holandés Air France-KLM, al que en 2010 se sumó Alitalia.

Asimismo, señaló que para fines de 2012 habrá retirado 140 aeronaves para reducir los costos de mantenimiento, mientras que para lo que resta del año espera bajar sus gastos en mantenimiento en US$250 millones.

La compañía agregó que venderá las instalaciones que no utiliza y que buscará reducir el mantenimiento de Atlanta, Minneapolis, Cincinnati y Memphis.

La compañía también le informó a la SEC que el terremoto de Japón tendrá un impacto negativo de US$125 millones en sus finanzas, ya que fueron muchos los vuelos que tuvieron que ser suspendidos.