Denuncian torturas a manifestantes detenidos en Siria

Amnistía Internacional presentó un informe con testimonios de aquellos arrestados por órdenes del presidente Bachar al Asad.

Amnistía Internacional cuenta con testimonios de primera mano de torturas y diversos tratos vejatorios relatados por detenidos en Siria, donde la oleada de protestas contra el Gobierno se intensificó durante el pasado fin de semana.

En un comunicado emitido desde su sede en Londres, divulgó relatos de personas que fueron detenidas recientemente en ese país, que contaron a la organización pro derechos humanos cómo fueron golpeadas y que les sometieron a duras condiciones mientras se encontraban bajo custodia.

Esas historias hacen temer por la seguridad de cientos de ciudadanos que continúan retenidos, entre ellos las al menos 499 personas que fueron arrestadas el domingo durante redadas realizadas a domicilios de la ciudad de Deraa.

Philip Luther, el vicedirector del programa de AI para Oriente Medio y Norte de África, indicó que estos nuevos y "alarmantes" casos de detenidos que sufren torturas "ponen de manifiesto la necesidad de que el presidente Bachar al Asad ponga fin a la represión violenta perpetrada por sus fuerzas de seguridad contra su propia población".

"El empleo injustificado de fuerza letal, la detención arbitraria y la tortura parecen ser acciones desesperadas de un Gobierno que es intolerante con los disidentes y que debe ser frenado de forma inmediata. Los sirios deben poder alzar sus voces por el cambio de forma pacífica", subrayó este responsable.

El Ejército sirio anunció el domingo que había arrestado a 499 personas solamente en la ciudad de Deraa, que ha sido un punto clave para llevar a cabo las protestas por la reforma.

En los últimos días, también se han realizado detenciones arbitrarias, según Amnistía, en otras ciudades del país, como Qamishly (en el noreste), az Zabadani y Madaya (al oeste de Damasco), Duma (cerca de Damasco) y la costera de Latakia.

Entre los muchos detenidos se encuentran activistas políticos y sociales como Omar Qashash, un ex preso político de 85 años; el abogado de 77 años Hassan "Abdel" Azim, del Partido Socialista Democrático Árabe, o Abd al-Rahman Hamada, un estudiante de 20 años al que las fuerzas de seguridad se llevaron de su domicilio el 30 de abril cuando buscaban a su hermano Wael, un activista por los derechos humanos, según informa la nota de AI.

Entre los testimonios relatados a Amnistía por algunos de los detenidos figura el de un hombre que aseguró que las fuerzas sirias le desnudaron, golpearon y le hicieron lamer su sangre del suelo.

Además, de acuerdo con este testigo, tanto él como otros arrestados fueron golpeados con palos y cables.

Tras ser retenidos durante tres días sin alimentos y hacinados en un centro de detención, los detenidos tuvieron que resignarse a beber agua sucia de un inodoro.

"Tememos que cientos de detenidos actualmente por las autoridades sirias han sido arrestados de forma arbitraria", indicó Luther.

Añadió que "aquellos que han sido detenidos simplemente por su implicación en protestas pacíficas son prisioneros de conciencia y deberían ser liberados de forma inmediata e incondicionalmente".

Así mismo, algunos uniformados ya han empezado a desertar de las filas del Ejército sirio, pues no están de acuerdo con las órdenes de sus superiores.
 

Temas relacionados

 

últimas noticias