Denunciante de DSK defiende su reputación

Nafisatou Diallo ha pasado de ser quien señala a señalada.

Casi tres meses después de denunciar al político francés Dominique Straus-Kahn por agresión sexual, Nafisatou Diallo compareció por primera vez ante la prensa para defender su reputación, salir al paso de las cosas que se han dicho sobre ella y para que ninguna mujer tenga que pasar por lo mismo.

“No quiero que a ninguna mujer en el mundo le pase lo que me ocurrió a mí, porque por lo que estamos pasando es demasiado tanto para mí como para mi hija”, afirmó Diallo visiblemente nerviosa y con la voz entrecortada en una multitudinaria conferencia de prensa celebrada en un centro religioso del neoyorquino barrio de Brooklyn.

Esta inmigrante guineana, de 32 años de edad, trató así de limpiar su nombre y sobre todo de recuperar su credibilidad, después de que se la haya llamado públicamente “prostituta” y de que la Fiscalía de Manhattan dejara en libertad condicional sin fianza a Strauss-Khan tras encontrar elementos que siembran dudas en la versión de Diallo.

“Estoy aquí para que la gente sepa que muchas de las cosas que se han dicho sobre mí no son verdad”, afirmó la mujer, quien estuvo acompañada de su abogado, Ken Thompson, y de varios líderes religiosos locales. Diallo acusó en mayo al entonces director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) de agresión sexual e intento de violación en la suite que ocupaba el político y economista francés en un conocido hotel de Nueva York en el que trabajaba la mujer.

Desde entonces, su figura estuvo envuelta en el anonimato, hasta que hace unos días ofreció entrevistas a varios medios estadounidenses y este jueves se presentó, vestida con traje oscuro y camisa blanca, en una concurrida conferencia de prensa. Allí detalló que tanto ella como su hija lloran “todos los días” por todo lo que están teniendo que pasar desde que denunció a uno de los hombres más poderosos del mundo y dijo que al final decidió dar la cara para que ninguna mujer tenga que pasar por lo mismo que ella.

“Ni yo ni mi familia podemos dormir”, añadió Diallo con el mismo semblante serio que mostró durante toda su comparecencia ante la prensa, en la que insistió hasta en dos ocasiones que decidió hablar en público para desmentir todo lo que se ha dicho de ella en estos meses. Hace tres semanas demandó por difamación al diario New York Post por haber afirmado que es “prostituta”, y esta semana salió al paso de informaciones que aseguran que el día después del incidente habló con un hombre encarcelado en Arizona a quien habría dicho que no se preocupara porque “este hombre (DSK) tiene mucho dinero”.

“Un día mi hija me dijo: 'mamá, prométeme que vas a dejar de llorar, dicen esas cosas de ti porque no te conocen. Tienes que recordar que él (DSK) es un hombre poderoso, pero a ti solo te conoce la gente con la que trabajas y los vecinos, y ellos dicen cosas buenas de ti porque te conocen'”, aseveró Diallo.

La mujer guineana, quien dijo que prometió a su hija ser “fuerte”, se preguntó en voz alta “por qué” ella tiene que pasar por todo esto, tras lo cual dio las gracias a todas las personas y organizaciones que le han mostrado su apoyo en este tiempo y abandonó la sala sin responder a preguntas de los periodistas.

Diallo compareció ante la prensa un día después de reunirse con la Fiscalía de Manhattan por espacio de ocho horas, una reunión de la que sólo ha trascendido a través de su abogado que fue para aclarar el contenido de la conversación telefónica que tuvo con un hombre preso en Arizona un día después de la supuesta agresión y en cuya traducción se produjo, a su juicio, un error.

Se trata de la primera aparición pública de la mujer que con su denuncia acabó con la carrera de DSK al frente del FMI y que dio al traste con sus aspiraciones presidenciales en Francia. La próxima vista del caso contra DSK se ha aplazado del primero al 23 de agosto, fecha en la que el exministro de Economía francés se presentará ante el juez Michael Obus para determinar el futuro de este proceso, debilitado después de que la fiscalía indicara hace unas semanas que tenía dudas sobre la credibilidad de Diallo.

Los letrados de DSK, William Taylor y Benjamin Brafman, dijeron el martes que entienden que la Fiscalía siga adelante con la investigación y que confían en que para el 23 de agosto se alcance un acuerdo para “retirar” los cargos contra su cliente.

Strauss-Kahn, detenido el 14 de mayo en el aeropuerto neoyorquino John F. Kennedy, cuando ya estaba sentado en un avión rumbo a París, está desde el primero de julio en libertad condicional sin fianza después de que la Fiscalía de Manhattan diera a conocer que había encontrado elementos que erosionaban la credibilidad de Diallo.

Temas relacionados