Desmovilizados y desplazados

Ochenta familias de campesinos y exmiembros de las Auc se encuentran sin techo tras ser desplazadas por las Farc en Chocó.

Los desmovilizados pertenecientes al desaparecido bloque Élmer Cárdenas de las autodefensas que comandaba alias El Alemán, ya habían denunciado que estaban siendo intimidados por las Farc. Las amenazas se concretaron y guerrilleros del frente 57 incursionaron y asesinaron a dos hombres que se encontraban en la comunidad Villa la Paz. Según Horacio Restrepo, gerente de Construpaz (cooperativa de los desmovilizados del Élmer Cárdenas), desde finales de 2009 alertaron de la situación al Gobierno Nacional.

“A principios de 2010, después de que ya veníamos informando de que las Farc estaban cerca, hubo un consejo de seguridad en Unguía con representantes del Gobierno Nacional, nos dijeron que no nos alertáramos. Nos prometieron seguridad por parte del Ejército para que continuáramos con estos proyectos, pero hoy tenemos dos compañeros muertos y las familias desplazadas”, relata Horacio Restrepo.

Desde 2006 se inició el proyecto Villa la Paz. Son 248 hectáreas sembradas con caucho, 30 de arroz, 40 de maíz. Se puso en marcha gracias a los aportes de los desmovilizados. “386 desmovilizados comenzamos a ahorrar el 80% de la ayuda humanitaria que nos daba el Gobierno, reunimos 1.980 millones de pesos y Acción Social aportó otros recursos. El interventor es Naciones Unidas. También tenemos proyectos en Necoclí, Mutatá, Arboletes y Acandí. Hemos asumido el compromiso de reintegrarnos a la sociedad y este proyecto ha sido nuestro sustento, por eso nos preocupa que lo hayamos tenido que abandonar”, asegura Restrepo.

Según el alcalde de Unguía, Éver Urrego, la situación es delicada pues “me informaron los campesinos que la guerrilla les mandó a decir a los desmovilizados que ya les mataron a dos compañeros y si no se salen los van a acabar a todos”. El mandatario aseguró que durante estos cinco años los desmovilizados se han dedicado a trabajar. “Nosotros no hemos tenido ningún problema con ellos, ninguna señal de que estén delinquiendo. Se pasan trabajando la tierra con sus familias. Hay muchos niños y eso nos preocupa; junto a ellos hay otros campesinos de la zona trabajando, porque para el proyecto necesitan mucha mano de obra”.

Ochenta familias, 40 de desmovilizados y 40 de campesinos que hacen parte del proyecto, se desplazaron hasta la cabecera de Unguía y se instalaron en dos albergues temporales ubicados en las bodegas del ICA y en el Sena, a la espera de condiciones de seguridad para retornar. “Allá no dejamos nada, nos trajimos los animalitos y nos preocupa que se nos pierda todo el trabajo que hemos hecho. No regresaremos hasta que no veamos acciones concretas donde estén el CICR, el Ejército y el Gobierno que nos garanticen que no van a asesinar a nadie más”, explica Restrepo.

Los campesinos desplazados aseguran que hay cerca de Villa la Paz entre 30 y 40 guerrilleros. Sin embargo, el comandante de la Brigada XVII, general Hernán Giraldo, en diálogo con este diario, explicó que no es real que haya tal número de guerrilleros en esa zona, pues “cuando hemos detectado entre 40 y 50 insurgentes ha sido más hacia la frontera con Panamá, ahí estamos haciendo un trabajo conjunto con las autoridades de ese país”. Señaló además que se reforzó con dos pelotones la seguridad en la región, para evitar otro ataque. “Lo que les estamos diciendo a los líderes es que nos informen a qué plantación van a ir a trabajar, para brindarles seguridad y que no estén solos en ningún momento. Ese proyecto es muy importante para nosotros, porque es una muestra de que los desmovilizados sí pueden trabajar alejados de las armas, es un ejemplo para otros”.

Una fuente que pidió no ser identificada aseguró que detrás de este desplazamiento y estas muertes estarían ‘Los Urabeños’, que pretenden quedarse con estas tierras. Pero el general Giraldo desestimó esa hipótesis puesto que, según el alto oficial, los asesinatos fueron cometidos por un grupo de tres hombres.

Con el fin de analizar la situación, el próximo viernes se realizará un consejo de seguridad en Unguía. “Esperamos que el Gobierno se comprometa a brindarles seguridad para que puedan seguir con su proyecto, la gente tiene mucho miedo y hay que darles una solución”, resaltó el alcalde.

En Unguía, Riosucio, Acandí, Capurganá y Sapzurro se encuentran la Fuerza de Tarea Riosucio, el Batallón Vélez y la Infantería de Marina, con el fin de combatir a los grupos al margen de la ley que allí operan.