Detenido párroco italiano por abusar de un menor y usar drogas

El sacerdote fue suspendido inmediatamente de sus funciones por la Curia de Génova.

Un párroco de Génova, noroeste de Italia, fue detenido este sábado, acusado de abusar sexualmente de un menor y de uso de estupefacientes, confirmó el arzobispo de Génova y presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), el cardenal Angelo Bagnasco.

Se trata de Riccardo Seppi, de 51 años, párroco de la iglesia del Espíritu Santo, en la barriada de Sestri Poniente, que tras ser arrestado por la policía fue suspendido inmediatamente de sus funciones por la Curia genovesa.

Tras conocerse la noticia, el cardenal Bagnasco expresó "dolor y desconcierto por la gravedad de lo ocurrido" y acudió a la parroquia para oficiar personalmente la misa de este sábado por la tarde.

Bagnasco expresó su total confianza en la Magistratura y manifestó su fraternal cercanía a la víctima, familiares y a la comunidad cristiana de Sestri Poniente.

La actuación de la Curia genovesa se enmarca en la línea de "tolerancia cero" impuesta por el papa Benedicto XVI para los abusos sexuales contra menores por parte de clérigos.

El próximo lunes, el Vaticano publicará una carta circular de la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio) destinada a todas las conferencias episcopales, con la líneas maestras para el tratamiento de los casos de abusos sexuales a menores por clérigos.

A este documento ya se refirió el pasado 19 de noviembre el cardenal William Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y reitera, entre otras, la necesidad de denunciar los abusos a las autoridades civiles.

Levada señaló la necesidad de afrontar esos casos de manera "coordinada y eficaz".