Diego García: "Seré un concejal de ambiente"

Este bogotano, que se lanzará al Concejo de la capital, asegura que el mayor atentado contra el río Bogotá es la desviación de los recursos para su recuperación.

¿Por qué le dio por meterse a la política?

Tenía 15 años, estaba viendo televisión, mi papá se acercó y me dijo: ‘Vaya a ver, que la Junta de Acción Comunal está buscando gente, haga algo productivo por su vida’. Y eso hice.

¿Cree que es suficiente con su experiencia para la contienda que le espera?

Veinte años caminando la ciudad, construyendo territorios, fomentando organización juvenil y cultural, proponiendo políticas públicas, asumiendo responsabilidades institucionales y defendiendo luchas socioambientales, los creemos suficientes.

¿Usted cree que Samuel Moreno va a llegar al final del mandato?

Yo quiero creer.

¿Si llega al Concejo será un político de ambiente?

Sí. De ambiente y ruralidad.

¿Cuál es su causa?

La defensa de la vida en todas sus expresiones y la construcción de un territorio socialmente justo y ambientalmente sano.

Un viaje verde.

No sólo verde, sino de siete  colores: Caño Cristales, en La Macarena.

Un problema ambiental de Bogotá.

La indiferencia ciudadana, sumada a una tímida gestión interinstitucional de la entidad cabeza del sector.

Tres cosas para promover un estilo de vida sostenible en los bogotanos.

El consumo responsable, la cultura ambiental y el ecourbanismo.

¿Bogotá está para tener hijos?

De manera responsable y en una Ciudad Habitable.

El peor hábito de los bogotanos contra el medio ambiente.

Como decía el maestro Augusto Ángel Maya: creer ser la medida de todas las cosas.

Dos lugares de la Bogotá rural que habría que conocer…

Un atardecer capitalino desde Quiba, el valle de Nueva Granada en Sumapaz, y el camino de encenillales hasta la Laguna del Alar en Ciudad Bolívar.

El mayor atentado contra el río Bogotá.

La desviación de los recursos para su recuperación.

¿Es más fácil limpiar el río Bogotá o la imagen de la ciudad?

Los ríos son reflejo de la ciudad, así como los ojos son reflejo del alma. Limpiar el río es transformar la imagen de Bogotá.

¿Y usted también cree que la inseguridad en Bogotá es pura percepción?

Cuando te intimidan, te atracan y sientes miedo, es una realidad.

¿Bogotá tiene para dónde expandirse?

Sí, hacia adentro. Sin tocar un metro cuadrado de suelo rural ni natural. Tiene mas de 1.900 hectáreas urbanas en las que puede hacerlo.

El más grande atentado contra el medio ambiente en la historia de Bogotá.

La gran minería urbana con la desviación del cauce del río Tunjuelo.

¿Y al fin qué pasó con el POT?

Se sigue ajustando para aplicar un modelo de ocupación del territorio en la región Capital

¿Qué lamenta de la actual administración?

La aNULEción de las buenas obras de la ciudad.

¿Cree que es posible encontrar equilibrio en la pugna medio ambiente-desarrollo?

Siempre y cuando encontremos la justicia ambiental, la ética vital y la seguridad territorial.

Dicen que hay concejales que nunca van a las sesiones, ¿usted va a ser de esos?

Dicen no: hay concejales que no van. ¿Para qué se harán elegir?

Un concejal admirable.

El ambientalista que está por llegar y en su momento Alfonso Prada.

El peor concejal.

Aquel que no debate, no escucha y no conoce la ciudad.

Una mentira ecológica.

Bogotá cuenta con 13 humedales… La verdad, hay más de 100 cuerpos de agua que aún no han sido identificados ni reconocidos.

¿Reciclaría un viejo amor?

Reciclaría mi amor las veces que sea necesario para ser feliz.

¿Qué guarda en su mochila?

Marcadores para mi clase en la universidad, un libro y semillas para regalar.

últimas noticias

Michael Douglas y la ciencia de la actuación

“Repasando distancias” con Reynaldo Armas

Alejandro Aguirre: el otro perfil de Colombia