¿Cómo responder a los retos en materia de medio ambiente y desarrollo sostenible?

hace 2 horas

Diego Lugano: "Por algo Perú está donde está"

El uruguayo dice que los incas, a los que enfrentarán este martes en la semifinal (7:45 p.m., Gol Caracol), son muy fuertes.

En la primera mitad del siglo XIX el caudillismo era una manera de organizar políticamente el Río de La Plata. Inspirados en la figura de José Gervasio Artigas, el liderazgo era una forma de vida. Dos siglos después, en la selección celeste, la que batió a su vecino criollo en esta Copa América que sorprende por su cuadro semifinalista, tiene un emblema por el que corre bastante de aquella sangre charrúa que motorizó la banda oriental. Se trata de Diego Lugano, capitán y referente del máximo candidato a quedarse con la gloria continental.

Y sí, por más que no les guste a los uruguayos, esta noche, desde las 7:45, el mejor equipo de Suramérica, tal cual lo marca su participación en el Mundial de Sudáfrica, va de banca al partido con Perú, un rival que asombró en Córdoba eliminando a su rival tricolor, que llegaba sin derrotas y con el arco invicto. Entonces, Lugano sabe que tiene una gran responsabilidad frente al conjunto que dirige su compatriota Sergio Markarián. Por los antecedentes del año pasado, en la máxima cita futbolera del planeta, y por el reciente, el que todavía está fresco: la eliminación de los anfitriones en la dramática definición por penales que se jugó en el Cementerio de los Elefantes, la cancha de Colón de Santa Fe.

Llega motivado el hombre que porta el brazalete, nacido hace 31 años en Canelones, al duelo que se jugará en el estadio Ciudad de La Plata. Hijo de Alfredo, zaguero central como él, cuyo máximo logro fue jugar en la selección departamental, el segundo rubio más famoso de la Celeste —el primero es Diego Forlán— tiene una carrera envidiable. Campeón de la Copa Libertadores y el Mundial de Clubes con São Paulo, figura del Fenerbahce turco, dice del triunfo ante los gauchos que “los argentinos tienen que darse cuenta que Uruguay hizo méritos para pasar a las semifinales”.

¿Cree que en Argentina no se reconoció el triunfo uruguayo?

Sería de inteligentes y humildes de parte de los argentinos reconocer que no es casualidad que Uruguay haya llegado lejos en la Copa América. Lo que hicimos en el Mundial fue producto de un trabajo serio. Y también, esta felicidad que nos deposita ante la inminencia de un partido clave.

¿Se puede comparar esta alegría con la del Mundial?

Tiene mucho valor esta victoria. Sobre todo, porque ellos eran locales y eso le da un agregado a lo que hicimos. Siempre es especial ganarle a la Argentina. Es un clásico y llegaban a este partido y a la Copa como favoritos. Y también, es un paso importante para nuestro fútbol. Quedará en la retina de los uruguayos, en un marco histórico. Ojalá podamos coronarlo con la Copa.

¿Cuánto tuvo que ver la actuación de Fernando Muslera?

Muchísimo. La verdad, atajó todo. Lo felicité después del partido. Dejó todo, como cada uno de nosotros por esta selección. Hay que seguir así. Pero esperemos que los peruanos no puedan patearnos tanto.

¿Fue un homenaje al ‘Maracanazo’ del Mundial de 1950?

Nos habíamos prometido que el 16 de julio no podíamos perder. Es una fecha histórica para los uruguayos. Por suerte, estuvimos a la altura de aquellos campeones que tanta gloria nos dieron.

¿Y ahora llegan como favoritos ustedes a este choque con Perú?

Sabemos que nos falta mucho, por momentos tenemos que tratar de tener más la pelota. Por eso no podemos creernos más que nadie. Necesitamos seguir así, con el apoyo de todo el pueblo uruguayo, que siempre nos alentó. Ver los diarios, las fotos de la gente en la Avenida 18 de Julio, nos puso contentos. El país se merece esta alegría y mucho más.

¿Qué opinión tiene de Perú?

Si está en estas instancias, por algo será. Va a ser otro partido duro. Quizás sea una sorpresa para muchos que Perú haya llegado hasta acá, pero algo bien debe hacer. Son un seleccionado fuerte. Nosotros lo padecimos en la fase de grupos, tiene jugadores potentes. No se pueden cometer errores porque quedas afuera.

¿Y cómo se le gana? Porque en la fase de grupos no se pudo.

Nuestra fórmula será la de siempre, dejar todo hasta que termine el partido. Con la humildad y el sacrificio de siempre. Tenemos mucha fe en nuestras propias fuerzas y estamos para más en esta Copa, lo hemos demostrado. Nos sacamos de encima al adversario más complicado del torneo, que tiene una potencia ofensiva letal.

¿Será clave la pelota parada, como pasó en el partido con Argentina?

Con la pelota quieta tuvimos chances por arriba. Diego Forlán le pega bien y le sacamos provecho a eso. Me hubiese gustado convertir, pero lo importante es que el equipo ganó por penaltis; si no, hubiese sido mucho más duro dormir. Y ahora, esperemos que la estrategia vuelva a funcionar.

¿Cuál es el secreto del éxito de Uruguay?

La estructura que tenemos hace años es el fruto de estos triunfos. Eso es positivo. Hay un proyecto y se nota. Sin una propuesta seria, por más jugadores que tengas en el plantel, nada va a funcionar. El aspecto futbolístico va de la mano de lo dirigencial.