Dos años sin el rey "midas" del pop

Discos, película, subastas y hasta una fragancia son los productos que han lanzado desde su muerte. Según Forbes, es el más rico.

Michael Jackson falleció hace ya dos años, pero nadie ha podido olvidarlo, pues en este tiempo, el considerado 'rey del pop' ha sacado discos, protagonizado una película, recibido cientos de homenajes y sus objetos más personales han alcanzado cifras astronómicas en subastas de todo el mundo.

Más vivo que muerto. Así parece estar Michael Jackson tras su fallecimiento el 25 de junio de 2009, por una sobredosis de un anestésico llamado propofol que podría haberle administrado su médico personal, Conrad Murphy, quien será juzgado en septiembre. A partir de ese momento, se puso en marcha una imparable maquinaria que ha generado ingresos multimillonarios, en lo que ha sido la confirmación de que, a veces, la mejor forma de relanzar una carrera supuestamente acabada y finiquitar las deudas, es abandonar este mundo.

Al poco de morir, muchos expertos vaticinaron que el 'rey del pop' produciría más dinero en los siguientes doce meses que en sus últimos diez años de carrera. Parece que no se equivocaron. En octubre de 2009, con 90 millones de dólares acumulados en sólo cuatro meses, "Jacko" se situó tercero en la lista de la revista Forbes de personas muertas más ricas, y en 2010 consiguió la primera posición en ese mismo ranking, con 275 millones de dólares recaudados.

Un impresionante logro construido a partir de la venta de discos, derechos de autor y el oportuno documental "This is it", montado a partir de grabaciones de los ensayos de los 50 conciertos que tenía previsto dar en el O2 Arena de Londres.

Estrenado cuatro meses después de su muerte, el documental amasó 250 millones de dólares y supuso el primero de una amplia lista de trabajos póstumos que rodean a Jackson, un cantante con más actividad que otros músicos vivos.

Más de 100 canciones sin editar

Dejando el cine a un lado, la música ha vuelto a convertirse en un negocio sumamente lucrativo para los herederos de Jackson, cuyos álbumes fueron los más vendidos en Estados Unidos en 2009, con cerca de 8,2 millones de ejemplares, a los que habría que sumar otros 35 millones en el resto del mundo, en los doce meses posteriores a su fallecimiento.

Probado su inagotable potencial, Sony Music no se lo pensó dos veces en 2010 cuando firmó un contrato con los administradores del patrimonio del artista por valor de 250 millones de dólares, para obtener los derechos de distribución de sus trabajos y, asimismo, publicar en torno de una decena de discos póstumos hasta 2017, todos ellos con nuevas canciones.

Esto último parece digno de ciencia ficción, pero no lo es si se tienen en cuenta el soporte que va a hacerlo posible y que dio a conocer la revista Rolling Stone en 2009: varios discos duros que supuestamente contienen más de cien canciones no publicadas del artista.

Un valioso tesoro que ha permitido que Jackson, cual espectro condenado a vagar entre nosotros, haya editado, aunque fuera sin su consentimiento, dos álbumes con temas inéditos: "This is It" (2009), con cuatro millones de copias distribuidas durante su primer año en todo el mundo, y "Michael" (2010), que en su primera semana a la venta en 31 países vendió tres millones de unidades, gracias al reclamo que suponen hasta diez canciones jamás escuchadas, como "Hold my hand", "Hollywood Tonight" o "Behind the mask".

Pero la memoria de Jackson no sólo es capaz de generar royalties en sus especialidades, la música y el cine, sino también en el mundo de los videojuegos, al que era muy aficionado. Así, el videojuego "Michael Jackson: The Experience" ha vendido hasta ahora tres millones de copias.

El secreto de su inmortalidad

Sin embargo, y más allá de esos preciados discos duros, hay un elemento más importante sin el cual jamás habría tenido lugar la resurrección de Jackson: su legión de seguidores. Ellos le han mantenido con vida a través de los cientos de homenajes que le han dedicado en los dos últimos años, con ejemplos tan notorios como el del teatro Apollo de Nueva York en 2010 o el récord Guinness conseguido en Barcelona con 697 aficionados "Thriller" al mismo tiempo en 2009.

Unas muestras de cariño y admiración que han alcanzado su máxima expresión con el videoclip del tema "Behind The Mask", un documento audiovisual creado a partir de 1.600 aportes de seguidores de más de cien países, que se han grabado a sí mismos interpretado la canción y que ha sido recientemente estrenado en Facebook, con un éxito arrollador.

Igualmente, sin el impresionante amor de su público, los diversos objetos subastados de Jackson en los últimos años no habrían alcanzado, por ejemplo, los increíbles 350.000 dólares por los que fue vendido en noviembre de 2009 el guante izquierdo que lució la primera vez que mostró al mundo su baile "moonwalk" en 1983. Una cifra que se quedará en nada si se cumplen los pronósticos para la mítica chaqueta roja que vistió en el videoclip de "Thriller", que saldrá a subasta el 25 de junio y que "podría llegar cerca del millón de dólares", según Darren Julien, organizador de la puja.

Con todos estos hechos sobre la mesa, y mientras se espera el juicio contra Murphy que comenzará en septiembre, no va a quedar más remedio que dar por auténticas aquellas supuestas imágenes del fantasma de Michael Jackson que circulan por Youtube, a partir de un reportaje que la CNN emitió en 2009 desde Neverland. "Jacko", como uno de los zombies de "Thriller", se resiste a abandonar la Tierra, porque aún le queda cuerda para rato.