Dos policías muertos en nuevo ataque de las Farc en Cauca

El hostigamiento se presentó en el municipio de Suárez.

Dos policías murieron en una nueva acción de las Farc, en el marco de una ofensiva que inició esa guerrilla el sábado con ataques simultáneos a localidades del departamento del Cauca, que dejan seis muertos y más de 60 heridos, informaron las autoridades.

El nuevo episodio se registró en el municipio de Suárez, en el departamento del Cauca, donde los ataques del sábado de las Farc a la localidad de Toribío dejaron cuatro muertos.

Ante la ofensiva rebelde, el presidente Juan Manuel Santos encabeza este domingo un consejo extraordinario de seguridad en Popayán, capital del Cauca, con autoridades locales y altos mandos.

Los dos uniformados muertos hoy fueron atacados en Suárez por hombres armados de esa misma guerrilla, cuando se encontraban en labores de vigilancia en el centro del municipio, según un funcionario de la alcaldía local.

Según las autoridades, se trata del llamado "plan pistola" de las Farc, según el cual, guerrilleros vestidos de paisano atacan sopresivamente a policías o soldados a quienes disparan y huyen.

El sábado, rebeldes también de las Farcactivaron dos carros bomba, uno en la localidad de Toribío, al parecer un pequeño autobús cargado con explosivos que produjo enormes destrozos en el comando de la Policía y en al menos 20 casas y algunas edificaciones públicas como la alcaldía, dejando al menos 60 heridos.

Con el fallecimiento de un civil en un centro hospitalario, la cifra de víctimas mortales por este ataque en Toribío se elevó a cuatro, entre las cuales hay al menos un policía.

En tanto, en el municipio Corinto la explosión de otro coche bomba en proximidades al comando de Policía, produjo heridas al menos a seis personas.

Según el alcalde de Toribío, Carlos Alberto Banguero, los ataques del sábado, día de mercado, fueron perpetrados por rebeldes de la facción "Jacobo Arenas" y del VI frente de esa guerrilla.

Simultáneamente, en las localidades vecinas de Caldono y Jambaló y en los pequeños caseríos de Siberia y de Mondomo también se registraron hostigamientos rebeldes.

La Policía y el Ejército controlaron la situación con apoyo de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC).

Desde Cali, capital de Valle del Cauca, y Popayán, capital del Cauca, fueron enviados los refuerzos, entre ellos helicópteros artillados y tropas de tierra.