Dragado del río Bogotá finalizará en septiembre

Desde mayo se han extraído 23.700 metros cúbicos de sedimentos.

El dragado del río Bogotá, que inició en mayo y continuará hasta septiembre, busca evitar inundaciones por el desbordamiento del afluente cuando se presenten lluvias constantes en la capital y Cundinamarca.


17 kilómetros son el escenario para que ocho paladragas le den movilidad a la cuenca baja del río en cinco partes, un tramo del Río Tunjuelo, el río Fucha, la florida, el puente de la virgen, canoas en Soacha y la zona aledaña al aeropuerto Eldorado. Los cinco puntos de dragado fueron identificados por la Corporación Autónoma Regional (CAR).


“El nivel del río ha bajado dos metros, el plan es continuar hasta los 17 kilómetros que es la meta que se ha propuesto para dragar y dejar el río en mejores condiciones”, afirmó Carlos Iván Márquez, director de gestión del riesgo del Ministerio del Interior.


A la fecha se han extraído de 23.700 metros cúbicos de sedimentos que no permiten la fluidez del río en estos puntos.


Este trabajo cuenta con el acompañamiento de topógrafos que realizan un monitoreo permanente del nivel del río y su fluidez. Las paladragas utilizadas tiene la capacidad de extraer 1,5 metro cúbicos de material.


El sedimento que es extraído del río Bogotá es utilizado para reforzar los jarillones en diferentes puntos de la ciudad que hoy son los encargados de evitar que el agua del río inunde la ciudad.


La próxima semana se pondrán en funcionamiento dos nuevas dragas en el río Bogotá.