Siga en vivo el debate de control político al ministro de Hacienda

hace 3 horas

DSK, en libertad condicional

Fiscalía duda de la credibilidad del testimonio de la presunta víctima. Contradicciones y dudosos vínculos, la razón.

En cuestión de horas el caso contra el exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, dio un giro de 180 grados. Después de permanecer un mes en prisión domiciliaria luego de haber sido arrestado como consecuencia del juicio por abuso sexual que se adelanta en su contra, el político francés fue puesto en libertad bajo fianza. La decisión, anunciada por el juez Michael Obus, no contempla el retiro de los cargos por parte de la Fiscalía, por lo que el Tribunal en lo penal de Nueva York mantendrá el pasaporte del político francés con el fin de evitar una posible fuga.

Todo comenzó a mediados de mayo cuando el entonces director del FMI fue detenido en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York cuando el avión, que debería llevarlo a Francia, se aprestaba a despegar. ¿La razón? Una camarera de origen africano del hotel Sofitel, donde el socialista francés se había hospedado en la víspera, lo había acusado de haber abusado sexualmente de ella. En ese preciso momento DSK, como es conocido en Francia, empezó a vivir su peor pesadilla. Aunque se declaró inocente, el escándalo acabó de manera espontánea con sus aspiraciones presidenciales. El socialista francés era visto como el máximo candidato a vencer a Nicolás Sarkozy en las elecciones del próximo año.

El cambio abrupto en el proceso empezó a trascender luego de que el diario estadounidense The New York Times revelara en su portal de internet que la justicia había encontrado agujeros negros en la versión de la presunta víctima, así como vínculos sospechosos que ponían en tela de juicio la credibilidad del testimonio.

A pesar de que las pruebas forenses han establecido que sí hubo un encuentro sexual, los fiscales neoyorquinos no creen la versión de la mujer sobre las circunstancias del supuesto ataque debido a que se contradijo. De acuerdo con los documentos presentados en la Corte, la camarera omitió de su versión el hecho de que limpió otro cuarto antes de transmitir al supervisor del hotel su denuncia.

El pasado de la presunta víctima también sembró dudas. Las autoridades policiales habrían encontrado inconsistencias en la solicitud de asilo, así como vínculos no confirmados con la actividad delictiva. En ese sentido, la defensa de DSK descubrió que el día después del incidente la camarera sostuvo una conversación telefónica con un preso en la cual habría discutido “el interés de continuar con las acusaciones”. Además, el Times afirmó que en los últimos dos años varios individuos depositaron dinero en efectivo en la cuenta bancaria de la africana de 32 años por un total de US$100.000.

Con este cambio de panorama aparecen las especulaciones. Al optimismo desbordado del abogado defensor, Benjamín Brafman, quien anticipó que su cliente “será declarado inocente”, se le sumó el pesimismo de la parte acusadora, la cual afirmó que el procurador de Manhattan se dirige hacia un sobreseimiento. También resurgen las esperanzas del propio Strauss-Kahn. Hay quienes afirman que de ser absuelto podría disputar las elecciones del 22 de abril entrante.