DSK sigue en el banquillo

Cuando la situación para el exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn comenzaba a despejarse, luego de que un tribunal estadounidense manifestara serias dudas sobre la empleada del hotel Sofitel de Nueva York que lo denunció por intento de violación, otra mujer se le atraviesa en el camino.

Esta vez se trata de la escritora francesa Tristane Banon, quien en 2007 reveló que el político francés intentó violarla tras comportarse “como un chimpancé en celo”. Según dijo, nunca denunció el hecho porque, su madre, Anne Mansouret, dirigente socialista, la disuadió a fin de que no quedara estigmatizada.

Sin embargo, cuando estalló el escándalo contra Strauss-Kahn en Nueva York, el abogado de Banon aseguró que su cliente iba a denunciar a DSK, pero luego se echó atrás “para no interferir en la justicia estadounidense”.

Esta vez Dominique Strauss-Kahn decidió actuar pronto y anunció que presentará una demanda por denuncia calumniosa contra Banon. “Tan pronto Strauss-Kahn se enteró de las intenciones de Tristane Banon decidió denunciarla”, afirmaron sus abogados. “Ahora que su nombre vuelve a sonar como candidato presidencial, DSK no va permitir un nuevo escándalo”, afirmó el periodista francés Jacques Delaville. Y es que según la prensa francesa, esta semana la justicia estadounidense levantará todos los cargos contra Strauss-Kahn y su nombre pondrá de cabeza la política francesa.

Temas relacionados