EE.UU. dará 25 millones de dólares en "ayuda no letal" a rebeldes en Libia

La ayuda que Washington procederá de las reservas y del inventario del Gobierno estadounidense.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, prevé autorizar una "ayuda no letal" de hasta 25 millones de dólares a la oposición libia para apoyar sus esfuerzos sobre el terreno, tras semanas de evaluaciones sobre sus necesidades y capacidades.

"Estamos moviéndonos para autorizar bienes y servicios no letales por valor de hasta 25 millones de dólares para apoyar al Consejo Nacional de Transición de Libia (CNT) y sus esfuerzos por proteger a los civiles y a las áreas pobladas que se encuentran bajo el ataque de su propio Gobierno en Libia", explicó hoy la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, en declaraciones a los medios tras reunirse con el presidente electo de Haití, Michel Martelly.

La jefa de la diplomacia estadounidense explicó que la ayuda que Washington proporcionará a los rebeldes libios procederá de las reservas y del inventario del Gobierno estadounidense y será aquella que corresponda a sus necesidades.

Este análisis lo ha elaborado, en parte, Chris Stevens, a quien Clinton envió a principios de mes a Bengasi, la capital de los rebeldes, donde también se encuentra un equipo de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (Usaid).

"No se trata de nuevas compras. No es un cheque en blanco", afirmó la secretaria de Estado.

En una carta que envió el Departamento de Estado el pasado 15 de abril al Congreso y que recogen hoy medios estadounidenses, consta que el CNT ha identificado un "amplio rango" de ayuda no letal que podría apoyar sus esfuerzos.

"EE.UU. ha estado en contacto con el CNT en un esfuerzo por crear una relación de trabajo y entender sus capacidades en materia de seguridad y sus deficiencias, al tiempo que reconoce el papel clave que las fuerzas de la oposición juegan a la hora de proteger a los civiles y las áreas pobladas en Libia", señala el texto.

El material estadounidense incluirá vehículos, camiones de combustible y depósitos de fuel, ambulancias, suministro y equipamiento médico, chalecos antibalas, prismáticos y equipos de radios, según el documento.

"Esta iniciativa se ajusta a la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, que, entre otras acciones, autoriza a los Estados miembros tomar todas las medidas necesarias para proteger a los civiles y a las áreas pobladas", enfatizó Clinton.

La secretaria de Estado recordó que la oposición libia, que se defiende de los "brutales ataques" de las fuerzas de Muamar el Gadafi, no tiene su origen en una milicia organizada, ni tampoco en un grupo que planeó oponerse a las normas que ha implantado el líder libio durante años, sino que se trata de una formación "espontánea" que se ha creado en el contexto más amplio de las protestas árabes.

"Son empresarios, estudiantes, abogados, médicos y profesores que defienden con valentía a sus comunidades y exigen el fin del régimen libio, y nosotros vamos a seguir tomando medidas bajo la autorización de la ONU para tratar de cumplir el compromiso internacional", de proteger a los civiles, aseguró Clinton.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, aún tiene que autorizar la propuesta, indicó el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, en su rueda de prensa diaria.

Mientras, los Gobiernos de Italia, Reino Unido y Francia han decidido enviar a Libia un cierto número de oficiales de enlace para formar a la resistencia y organizar las labores de protección de la población atacada por Gadafi.

El presidente Obama apoya estos esfuerzos, indicó hoy su portavoz, Jay Carney, y espera que eso ayude a la oposición, pero sigue oponiéndose al envío de tropas estadounidenses a Libia.

"No cambia en nada la política del presidente de que no habrá botas de soldados estadounidenses en el terreno" libio, reiteró.