EE.UU. denuncia que Cuba continúa con los abusos a disidentes y prisioneros

La administración estadounidense señala que los cubanos siguen sin tener potestad para cambiar de Gobierno.

Estados Unidos denunció numerosas violaciones de derechos humanos en Cuba, donde dijo que los ciudadanos siguen sin tener potestad para cambiar de Gobierno y persisten los abusos a los disidentes políticos y a los prisioneros.


En su informe anual sobre los derechos humanos en el mundo, el Departamento de Estado asegura que Cuba continúa, un año más, restringiendo los derechos básicos de sus ciudadanos, quienes no pueden manifestar sus ideas políticas en libertad.


El informe, que analiza el estado de los derechos humanos en la isla en 2010, cita el hostigamiento, las amenazas y los abusos que sufren los disidentes políticos, así como las pésimas condiciones de las cárceles, donde se niega la atención médica de manera selectiva.


El Departamento de Estado menciona en el documento la liberación de más de 40 presos políticos en Cuba, que atribuye a la "mediación de la Iglesia, a las protestas en las calles y a las duras críticas internacionales que siguieron a la muerte del opositor Orlando Zapata.


"El Gobierno, en conversaciones con la Iglesia, indicó que planea liberar a todos los presos políticos en un futuro próximo", se limita a señalar el informe, que no emite valoración alguna sobre las expectativas de EE.UU. de que esto ocurra.


Los presos políticos fueron detenidos por crímenes como "ayuda a una potencia extranjera", distribución de "propaganda enemiga", "violación de la seguridad nacional" y "desacato a las autoridades".


En 2010, asegura el informe, quedaban en las cárceles de la isla al menos 105 presos políticos, en comparación con los 194 que había a finales de 2009.


Entre las violaciones de derechos humanos perpetradas en Cuba a lo largo del último año según el documento, destaca la situación de los defensores de derechos, quienes no son reconocidos por el Estado y sufren detenciones arbitrarias sin derecho a un juicio justo.


Cuba restringe, asimismo, y de manera "severa" los derechos de los trabajadores, que tienen prohibido organizarse en sindicatos independientes, denuncia el informe.


Los cubanos ven también limitados sus derechos de libertad de expresión, de prensa, de reunión, y de movimiento, prosigue le texto.


En la isla, denuncia el documento, está prohibido cualquier tipo de material impreso que sea crítico con el Gobierno, que mantiene además duras restricciones en el acceso a Internet y realiza escuchas de comunicaciones privadas sin consentimiento.


El informe denunció, asimismo, la ausencia de mecanismos de investigación, por lo que afirman que los abusos y amenazas quedan impunes.