EE.UU. evita moratoria en deudas

Senadores republicanos y demócratas acordaron ayer un plan para elevar el tope de endeudamiento, el cual será votado hoy. Gasto público será recortado en US$1 billón en 10 años, el menor nivel de gasto desde la era Eisenhower.

Los líderes demócratas y republicanos en el Congreso llegaron anoche a un trascendental acuerdo para ampliar el techo de endeudamiento de Estados Unidos  (que hoy es de US$14,3 billones), evitando así que la principal economía del mundo cese el pago de sus obligaciones y pueda pedir más dinero prestado.

El anuncio lo hizo el propio presidente de ese país, Barack Obama, en una alocución en la Casa Blanca. El voto definitivo en el Capitolio será hoy, a menos de 24 horas del límite para evitar el impago.

“El acuerdo evitará el impago y se ha consensuado con los líderes de ambas cámaras, demócratas y republicanos. Los recortes serán de US$1 billón en 10 años. Será el menor nivel de gasto desde que Dwight Eisenhower era presidente” (1953-1961), pero “a un nivel que nos permitirá hacer inversiones necesarias para crear empleo en sectores como el educativo o el de investigación”, precisó Obama.

El mandatario admitió que “este no es el plan que quería en principio, pero es el que hemos alcanzado (...). Un comité especial concretará las propuestas de recorte del gasto público. Hubiera preferido que los recortes se especificaran ahora. Pero de momento evitará el impago de nuestras deudas”.

El pacto establece un nuevo comité bipartidista en el Congreso, que deberá tener antes de noviembre “su propuesta para seguir reduciendo el déficit”, que será luego sometida a votación en ambas cámaras. “En esta fase todo estará encima de la mesa”, expresó Obama.

Reconoció que el proceso fue caótico. “He estado preocupado sobre su impacto en la confianza en los negocios, en el consumo y en la economía en el último mes”, aunque al final agradeció a los líderes del Congreso y al pueblo estadounidense su colaboración para alcanzar el acuerdo y les pidió que trabajen para votarlo y hacer el plan una realidad en los próximos días.

El pacto se traduce en un alivio tanto en los mercados internacionales como en el segmento de la población que recibe ayuda del gobierno y que estuvo en riesgo de perderla.

Harry Reid, líder de los demócratas en el Senado, fue el primero en confirmar que se había alcanzado un acuerdo sobre la deuda pública.

Precisamente, durante las discusiones Reid presentó un plan para aumentar el techo de la deuda. Según el procedimiento del Senado, el plan de Reid necesitaba 60 votos para dejar de ser discutido y comenzar la votación para ser aprobado. El resultado final fue de 50 sufragios a favor y 49 en contra.

Reid, quien fue uno de los congresistas más activos durante la negociación, convocó a sus compañeros de partido en esa cámara a las 11 de la mañana de hoy para analizar el histórico acuerdo. “Mi mensaje al mundo es que esta nación y este Congreso están avanzando juntos”, dijo.

Voces del plan

Jay Carney
Portavoz de la Casa Blanca


“El proyecto demócrata había sido declarado muerto antes de su llegada al Senado para que fuera discutido”.

Harry Reid
Senador demócrata


“Mi mensaje al mundo es que esta nación y este Congreso están avanzando juntos”.

Temas relacionados