EE.UU. lanza nueva estrategia contra el crimen organizado y mafias

La iniciativa prevé la prohibición de entrada a Estados Unidos a las personas ligadas a las mafias.

El gobierno de Estados Unidos anunció el lunes una nueva estrategia contra las organizaciones criminales transnacionales, dentro de la cual adoptó un nuevo paquete jurídico para golpear a las mafias, en particular la mexicana, rusa, italiana y japonesa.


La estrategia responde al "creciente tamaño, alcance e influencia del crimen organizado transnacional y su impacto en la seguridad estadounidense e internacional, lo que lo convierte en una de los principales retos", señaló Obama en una carta para presentar la nueva iniciativa.


El lanzamiento de la estrategia se realizó en un evento con los principales encargados de seguridad del gobierno, entre ellos la secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, el fiscal general, Eric Holder, el zar antidrogas, Gil Kerlikowske, y el director de Inteligencia Nacional, James Clapper.


Una de las principales herramientas es la aplicación de nuevas sanciones económicas contras los Zetas mexicanos, los Yakuza japoneses, la Camorra napolitana (Italia), y una organización de los países de la ex Unión Soviética.


El decreto firmado por Obama "bloquea todos los bienes ubicados en Estados Unidos o poseídos por ciudadanos estadounidenses en los que las organizaciones criminales internacionales tienen intereses".


Además, los estadounidenses verán prohibida toda interacción con estas organizaciones.


La iniciativa contra el crimen organizado, la primera en quince años, prevé la prohibición de entrada a Estados Unidos a las personas ligadas a las mafias.


También establece un nuevo plan de recompensas para capturar a los líderes criminales y crea un nuevo grupo para coordinar las acciones de las diferentes agencias de seguridad estadounidenses.


"Instamos a nuestros socios y aliados a secundar este compromiso y unirnos para construir un nuevo marco de trabajo para la cooperación internacional en la protección de todos nuestros ciudadanos", señaló Obama.


El crimen organizado obtiene ganancias anuales de entre 1,3 y 3,3 billones de dólares (entre 2 y 5% del PIB mundial) por lavado de dinero, entre 750.000 y 1 billón de dólares por narcotráfico y 500.000 millones por productos falsificados, según los datos divulgados por la Casa Blanca.


En América Latina, las principales áreas de preocupación son México y América Central, según Washington.


El gobierno de México "lidera una histórica campaña contra las organizaciones criminales", muchas de las cuales, además de dedicarse al negocio de las drogas, están expandiendo sus actividades y trafican personas, armas y dinero, secuestran y extorsionan, señaló el texto de la iniciativa.


Esta iniciativa "es una vía para avanzar" sobre los logros alcanzados en la frontera con México, donde el gobierno ha desplegado un inédito número de efectivos, tecnología y recursos, afirmó la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano.


La violencia del crimen organizado ha causado más de 41.000 muertes en México desde que asumió la presidencia a finales de 2006 Felipe Calderón, quien lanzó una estrategia militar contra los poderosos carteles de la droga.


Estados Unidos está preocupado también por el "creciente comercio de cocaína" en Bolivia, el "ambiente permisivo para organizaciones narcotraficantes y terroristas" en Venezuela y las actividades ilegales en la triple frontera entre Brasil, Argentina y Paraguay, puntualizó el texto.


En contraste, Colombia "ha alcanzado un éxito excepcional" contra el narcotráfico y los grupos ilegales, destacó.

Temas relacionados