EE.UU. y UE le piden al presidente de Yemen dejar el poder

El país está al borde de la guerra civil entre los defensores y opositores de Ali Abdalá Saleh.

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, pidió este jueves el cese inmediato de la violencia en Yemen y reiteró que el presidente yemení, Ali Abdalá Saleh, debe transferir el poder e iniciar una transición ordenada y pacífica.

“Durante las últimas horas he estado siguiendo con la mayor preocupación la situación en Yemen. La escalada de la violencia después de la negativa del presidente Saleh a firmar la iniciativa del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico (CCG) para transferir pacíficamente el poder es extremadamente preocupante”, señaló la Alta Representante en un comunicado.

“Confío en que el presidente Saleh escuche las exigencias de los yemeníes y de los amigos de Yemen. Es hora de que muestre su verdadero compromiso con una transición pacífica y ordenada. Ha llegado el momento de que transfiera inmediatamente el poder”, dijo.

La crisis en Yemen, donde la oposición protesta contra el régimen desde enero pasado, se encuentra a punto de desembocar en una guerra civil, tras cuatro días de duros combates entre los seguidores del jeque tribal Sadeq Abdalá al Ahmar y las fuerzas de seguridad. Ashton “deploró” la pérdida de vidas y el número de heridos que han causado los enfrentamientos.

Medio centenar de personas han muerto desde el estallido de los combates que empezaron poco después de que el presidente Saleh se negara, por tercera vez, a firmar la iniciativa de los países del Golfo Pérsico que incluye su renuncia. “Insto enérgicamente a todas las partes a mantener la calma y a abstenerse de más violencia”, señaló Ashton, que exigió que los ataques en las áreas pobladas de Saná “cesen inmediatamente”. La jefa de la diplomacia europea pidió en este sentido a todas las partes que protejan a la población civil.

Estados Unidos

Estados Unidos está cada vez más preocupado por la situación en Yemen, donde el presidente Alí Abdalá Saleh se niega a dejar el poder, y Washington teme un riesgo de anarquía que pueda beneficiar a Al Qaeda. "Exhortamos al presidente Saleh a que honre de inmediato su compromiso de transferir el poder", declaró el presidente estadounidense, Barack Obama, de gira en Europa, luego de días de enfrentamientos que dejaron 68 muertos en Yemen.

El Departamento de Estado ordenó a las familias de sus diplomáticos y a los empleados no indispensables que abandonen el país donde, según Estados Unidos, el peligro ha aumentado. Es la primera vez desde el inicio de la "Primavera árabe" que Washington toma una decisión semejante.

Este jueves, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, exigió a "todas las partes el cese inmediato de la violencia" en Yemen y aseguró que Estados Unidos apoya la "salida" de Saleh del poder. "Estamos muy preocupados por los enfrentamientos entre varias facciones en Yemen", añadió Clinton, quien consideró que la situación en ese país es "muy volátil".

No es la primera vez que Estados Unidos hace un llamado de este tipo al mandatario yemení, antiguamente considerado aliado de Washington en la lucha contra Al Qaeda.

Temas relacionados