El último hechizo de Harry Potter

Se estrena una de las cintas más esperadas de la temporada: 'Harry Potter y las reliquias de la muerte: parte 2'.

Una gran multitud asiste a un fenómeno cultural que ha estremecido al mundo por más de una década. Harry Potter, tanto en los libros como en las adaptaciones cinematográficas, ha logrado atestar las librerías y las salas de cine con familias completas: nietos, hijos, padres y abuelos que se reúnen para compartir las aventuras del joven mago. La ‘pottermanía’ ha invadido todos los rincones del planeta y ha aglutinado intereses en un mercado segmentado por la brecha generacional.

Desde su aparición, Harry Potter se ha convertido en un símbolo que trasciende los siete libros y las ocho películas. Las historias del joven mago y de sus amigos, Ron y Hermione, han conseguido crear un abanico de productos culturales, desde merchandising —juegos de video, juguetes, réplicas, ropa etc.— hasta la creación de clubes de fans, un nuevo género musical, los conocidos potterfics y las reuniones multitudinarias.

P.L.U.M.A (Plataforma Latinoamericana Unida de Magia Avanzada) es la asociación literaria Harry Potter en Colombia. Hace un poco más de cinco años este grupo de jóvenes se reúne para compartir su afición por la mágica fórmula de la obra de J.K. Rowling. Un coro, tertulias y hasta una adaptación del juego de Quidditch forman parte de las actividades que ofrece la asociación. “Cuando nos vean en la calle llevando la capa, la varita y toda la indumentaria, no queremos que nos vean como unos desadaptados, infantiles, satánicos o locos sin más que hacer. Somos miembros de una asociación que busca promover la lectura, la creatividad y la imaginación”, dice uno de los miembros fundadores de la asociación.

Dentro de los curiosos alcances que ha tenido la ‘pottermanía’, encontramos el surgimiento de un nuevo género musical. El wizard rock (‘rock mágico’), más conocido como wrock, viene desarrollándose desde que Harry Potter y la piedra filosofal, la primera edición de la saga, se entrenó en 2001. Concebido en Massachusetts por un grupo llamado Harry and the Potters Band, el género es reconocido por cantar las famosas aventuras del mago. Draco and the Malfoys, Wingardium Leviosa y Ministry of Magic son algunas de las bandas que escuchan los fanáticos.

En India, sólo para nombrar algunas de las extravagancias, las autoridades ambientales han denunciado el aumento de la demanda de lechuzas como mascotas. Los ecologistas culpan a ‘Hedwig’, la lechuza blanca fiel compañera de Harry Potter, de ser la responsable. “Entre los seguidores de Harry Potter de clase media urbana parece haber una extraña fascinación por regalar lechuzas a sus hijos”, destacó el ministro de Medio Ambiente indio, Jairam Ramesh, durante la presentación de un informe.

Con semejante envergadura mediática, la saga de Harry Potter ha generado distintas opiniones. Críticos y autores, tanto literarios como cinematográficos, no se han quedado atrás a la hora de dar su veredicto contra las obras que han detonado la ‘pottermanía’. “¿Pueden equivocarse 35 millones de compradores de libros? Sí”, es el título del artículo del reconocido crítico literario Harold Bloom, uno de los detractores más famosos de J.K. Rowling. En su texto, el crítico —famoso por su estricta visión de cuáles son o no las buenas obras literarias— utiliza un tono categórico, hiperbólico y lleno de ironías para afirmar que en los libros de la inglesa no hay nada qué rescatar.

Por otro lado, y en defensa de Rowling, el filósofo Fernando Savater, en un artículo titulado “La brujería adolescente”, rescata el valor literario al inscribir a la autora en un tradición que intenta asir la experiencia de la adolescencia: “Volumen tras volumen, su saga se va haciendo menos humorística y pueril para cobrar aspectos ominosos que lo enfrentan (a Harry Potter) con los inevitables dilemas morales de la vida activa: la fidelidad o la renuncia, el compañerismo rutinario o la aspiración a un camino propio que a veces resulta cruel con quienes más amamos... Y al final entrevemos la conquista del amor y la desolación del amor”.

Son muchas las voces que también se han pronunciado con respecto a las películas y que critican ante todo la pobreza e infidelidad del lenguaje cinematográfico. Aunque las variaciones que hace el guión con respecto a los libros no suele ser vista con buenos ojos, lo cierto es que el lenguaje del cine, con respecto al literario, es un universo propio con ventajas y limitaciones de expresión.

Sin embargo, nadie puede negar que las películas de Harry Potter han contribuido eficazmente al éxito de la saga, incluso muchos de los lectores de las novelas se interesaron por los libros después de haber visto una de las aclamadas películas. Y viceversa. Para captar la esencia del libro, los diferentes directores de las películas no hacen una mera traslación de los hechos y de los diálogos de su texto base, sino que, por el contrario, quieren aprovechar los vastos recursos de su propio lenguaje y entablar un diálogo fluido con los libros y el espectador.

Lo cierto es que con el fin de esta saga de películas, el mundo se está acercando a la mitificación de un personaje que, tal como Sherlock Holmes o Darth Vader, se sale de su universo artístico para interactuar con el mundo real. No es y no será el fin de expresiones de fanáticos en el mundo que buscan, dentro de sus propios medios, expresar su admiración por este mundo de fantasía; ni tampoco lo será de las voces opuestas de expertos que se enfrentan con un suceso que, definitivamente, ha trascendido todo tipo de fronteras (políticas, culturales, generacionales...). No obstante, un evento como este simplemente nos recuerda la eterna pregunta sobre la naturaleza del arte y sobre cuál es el límite entre la ficción y la realidad, o si existe tal límite.

Palabras de la autora

“El poder del amor es un tema importante tanto en los libros como en las películas”, dice J.K. Rowling, la creadora de Harry Potter. “A lo largo de la historia encontramos distintos tipos de amor, pero la clase más poderosa de amor que vemos en las películas es la amistad”.

Cifras millonarias

Según estimaciones de taquilla, la venta de entradas para ‘Harry Potter y las reliquias de la muerte II’ en EE.UU. y Canadá recaudaría entre 125 y US$150 millones, con lo cual se convierte en uno de los mejores estrenos de la historia.

Creciendo en la pantalla

El público ha sido testigo del crecimiento de los personajes desde la infancia. A medida que ellos maduran, las historias también. “Se trata de capturar la imaginación, porque es un ‘músculo’ que los niños también necesitan ejercitar mientras crecen”, dice el enigmático profesor Severus.

El final

La producción quería un final épico. Aunque  tendrá una buena dosis de acción con batallas y dragones,  “en el fondo, esta historia trata sobre los personajes. El espectáculo es importante, pero lo que atrae al público es la simpatía con los personajes”, dice Barron, uno de los productores.