El asedio a los indígenas

Carmen Fuentes, dirigente del cabildo Porvenir La Fe, apareció ayer acribillada en su cama. Jorge Antonio Herrera y Elías García Domicó también fueron víctimas de sicarios.

La líder indígena Carmen Fuentes fue asesinada mientras dormía. Hasta su dormitorio entraron los sicarios. Ayer, a las 7 de la mañana, fue encontrada en su cama con dos tiros en el cuerpo. Carmen Fuentes, de 42 años, trabajaba hace más de 20 con la comunidad indígena zenú y formaba parte del cabildo indígena Porvenir La Fe, en el municipio de Montelíbano, en el sur de Córdoba. Las autoridades siguen tratando de establecer las razones del crimen y no descartan que tenga que ver con las aspiraciones de Fuentes al Concejo del municipio en el que murió.

Su caso se suma a una seguidilla de asesinatos que cobró ya tres vidas en sólo cinco días. Ese fue el caso de Jorge Antonio Herrera, de 45 años de edad, muerto a balazos por sicarios en un predio de las parcelas El Cairo (Córdoba). El crimen ocurrió el sábado 2 de julio, a las 4:30 p.m., pero el cadáver sólo fue recogido un día después por la Policía. La familia de Herrera tuvo que salir de la zona bajo protección de las autoridades.

Igualmente, el pasado 1° de julio el líder indígena de los embera-katío, Elías García Domicó, fue asesinado por ocho hombres que se identificaron como miembros de la banda criminal ‘Águilas Negras’ en el corregimiento de Tierradentro, también del municipio de Montelíbano. En el incidente un indígena más logró escapar.

El comandante de la Policía en Córdoba, coronel Héctor Páez Valderrama, manifestó que hay una recompensa de hasta $10 millones a quien suministre información que permita esclarecer los crímenes. El coronel agregó que por el crimen de Carmen Fuentes ya hay un capturado, identificado con el alias de Jonathan, integrante de las ‘Águilas Negras’.

Pero estos crímenes no son exclusivos del departamento de Córdoba. La situación de las comunidades indígenas en el país es crítica. Antioquia no se queda atrás. De acuerdo con Iván Meléndez, consejero indígena de la Organización Indígena de Antioquia (OIA), se han cometido 14 asesinatos de indígenas en este departamento este año: tres en la región de Urabá y 11 más en el Bajo Cauca, siendo la situación del municipio de Zaragoza la más preocupante, pues han asesinado allí a nueve indígenas.

En Nariño la cosa no es mejor. Panfletos amenazantes que dicen: “Dejan la joda de las víctimas o las próximas víctimas serán ustedes. No entregaremos ni un milímetro de tierra” les han llegado recientemente a líderes indígenas del pueblo de Los Pastos.

Por su parte, el presidente de la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic), Luis Evelis Andrade, advirtió que con el caso de Carmen Fuentes son ya 20 los indígenas que han sido asesinados en lo corrido del año en Colombia. “Estamos preocupados e indignados por lo que está sucediendo en el país con los pueblos indígenas", expresó Andrade, quien atribuyó los crímenes a las llamadas bandas criminales, grupos de origen paramilitar al servicio del narcotráfico.