Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 12 horas

El club de los abogados colombo-británicos

Entre el 4 y 5 de julio, cinco de los más grandes bufetes de abogados del país irán a Londres, por primera vez, a un programa de la Law Society.

Ante  Linda Lee, presidenta del colegio de abogados más importante de Inglaterra y Gales, The Law Society, y del embajador en el Reino Unido, Mauricio Rodríguez, acaba de inaugurarse en Londres la primera asociación colombo-británica de abogados, que busca afianzar la relación en materia legal entre estos dos países.

Esta asociación, denominada Bricol (por su sigla en inglés, The British-Colombian Lawyers Association), propende por un intercambio académico y profesional y realizar lobby para generar políticas que puedan beneficiar a los colombianos de esta rama. Aunque no hay una cifra oficial, se estima que actualmente hay 200 abogados colombianos en el Reino Unido, entre estudiantes y profesionales. “Las firmas inglesas quieren conocer más el mercado de las colombianas, queremos abrir ese espacio que no existía. También hay una gran acogida de estudiantes británicos que quieren ir a hacer una pasantía a Colombia y viceversa”, asegura Enrique Prieto, su presidente ejecutivo.

Otro de sus objetivos es dar a conocer el desarrollo legal que ha tenido Colombia. “Los fallos de la Corte Constitucional han sido pieza clave en muchas decisiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Lo interesante es que la Corte Europea de Derechos Humanos utiliza para sus fallos decisiones de la Corte Interamericana. Esto quiere decir que, en el fondo, se están basando en la colombiana y ellos no lo saben”, señala Prieto. De igual forma, Colombia tiene mucho que aprender acerca del sistema penal acusatorio de países que cuentan con una larga tradición como Inglaterra.

Por ahora, el primer fruto de Bricol ha sido lograr que por primera vez cinco firmas colombianas asistan al programa legal Latinoamérica-Reino Unido que organiza la Law Society. El evento, cuya finalidad es promover negocios y relaciones desde un ámbito legal entre las firmas que participan, se celebrará el próximo 4 y 5 de julio en Londres y contará con la presencia de Artunduaga & Escobar Asociados, Brigard & Urrutia, Lawyers & International Consultants Colombia, Rodríguez Retamoso & Asociados y Vargas & Vargas Abogados.

Los inicios

La asociación comenzó a forjarse en 2008, cuando la Law Society le encomendó al joven abogado colombiano Julián Higuera la misión de explicarles el sistema legal de Colombia. Higuera decidió llamar a su amigo Enrique Prieto, compañero de clase en la Universidad del Rosario y quien tenía más experiencia en la materia por haber sido profesor de Derecho Constitucional. Coincidencialmente, ambos se encontraban estudiando en Londres.

Los dos jóvenes realizaron una presentación frente a un grupo de sesenta abogados británicos con el fin de darles una visión del marco legal colombiano, pues en agosto de ese año ellos viajarían a analizar la situación de los abogados en este país suramericano.

De regreso a Londres, en septiembre de 2008, la caravana de abogados británicos presentó un informe con varias sugerencias. Una de ellas era la necesidad de crear un colegio nacional de abogados. Al final de la lectura del informe, Julián y Enrique se le acercaron a Peter Burbidge, profesor de la Universidad de Westminster, y le dijeron que ellos tenían la misma idea desde hacía varios años, pero que había sido complicado concretarla. Burbidge les aconsejó crear primero una asociación bilateral para canalizar todo el interés que tienen los abogados británicos frente a Colombia.

Julián y Enrique se pusieron manos a la obra. Lograron una entrevista con la directora de la división internacional de la Law Society, Charlotte Ford, y empezaron a investigar en qué países latinoamericanos tenían esta clase de asociaciones bilaterales. Sólo existía la de México, Argentina, Chile y Brasil. Con la de Argentina y España empezaron a tener un contacto más cercano, para ver cómo funcionaban y qué estatutos utilizaban. Además, comenzaron a hacer lobby para conseguir respaldo. “En 2008 Colombia no era muy relevante en el Reino Unido y no fue fácil ganar el apoyo. Tocó empezar desde abajo a vender la idea del abogado colombiano”, asegura Enrique.

Sin embargo, Julián tuvo que irse a Gales a seguir estudiando y Enrique regresó a Colombia y la distancia empezó a afectar el proyecto. “Seguimos haciendo contactos a través de correos electrónicos y fui a visitar a varias firmas colombianas, pero obviamente era una idea que estaba comenzando, una idea de dos niños que se fueron a Inglaterra y que quisieron atrapar el mundo, como alguna vez me quisieron dar a entender”, afirma.

De vuelta a Londres

Enrique se ganó una beca para realizar un doctorado en Londres y regresó a Europa a comienzos de 2011. “Algo había cambiado en el ambiente, Colombia ya no era el país que a nadie le interesaba y era la oportunidad para actuar”, dice. Al llegar se reunió de nuevo con Charlote Ford, quien le explicó que en un evento latinoamericano las firmas inglesas habían preguntado insistentemente por Colombia.

El proyecto comenzó a tomar más cuerpo y dos personas ya no eran suficientes. Se vincularon voluntariamente siete abogados colombianos. Además, recibieron el espaldarazo de la Law Society y del embajador Mauricio Rodríguez, quien aceptó ser su presidente honorario.

Arrancaron con veinte afiliados y su proyección es crecer y posicionarse como una de las asociaciones europeas pioneras en el tema. Asimismo, desde aquí seguirán luchando por conseguir que Colombia tenga su propio colegio nacional de abogados.

Un colegio nacional

De nuevo en Colombia, Enrique retomó, además, el tema de la creación del colegio nacional de abogados. “Actualmente, en el país tenemos 102 colegios divididos por especialización técnica, universidades y regiones, pero no hay ninguno nacional y por no tenerlo estamos perdiendo muchas oportunidades, hasta de recibir fondos de organismos multilaterales”, enfatiza.

Un representante de la International Bar Association, la organización más importante de profesionales de derecho internacional, está ofreciendo un apoyo técnico gratuito para ayudar a crear esa institución.

“El colegio quiere garantizar independencia de los abogados frente a las ramas del poder público”, explica Enrique.

En la comisión de la reforma a la justicia, creada por el gobierno de Álvaro Uribe, volvió a plantearse la necesidad de crear un colegio nacional de abogados. Sin embargo, el proyecto se retiró al poco tiempo  y actualmente se encuentra congelado.