El dulce fue para Nacional

Hasta el minuto 89 el dueño del cupo era Cali, que empataba 1-1. Pero llegó el 2-1 con Palomino. El cuadro paisa se medirá ahora con Tolima.

Hace exactamente 22 años, Atlético Nacional celebraba en la cancha del estadio El Campín de Bogotá su título de la Copa Libertadores de América, tras vencer en una serie dramática de penaltis al Olimpia de Paraguay. Anoche, también en campo prestado, en el General Santander de Cúcuta, festejó a lo grande al conquistar su tiquete para la semifinal del Torneo Apertura, luego de doblegar desde la misma instancia al Deportivo Cali.

La suerte para el equipo de Nacional llegó apenas en el minuto 44 del segundo tiempo. Hasta entonces el empate 1 a 1 le daba el cupo al cuadro azucarero. Jairo, El Viejo Patiño, quien ingresó en el segundo tiempo por un deslucido Macnelly Torres, se encargó de conseguir el dulce para su equipo. Cobró un tiro libre que golpeó en la barrera y un presto Jairo Palomino remató para conseguir el milagro paisa. Ya no había nada que hacer, el tiempo se terminaba y la suerte se iba a jugar toda en los penaltis. Atrás quedaba la anotación de Dorlan Pabón, en el primer tiempo, y el empate parcial de Hárold Martínez, en la segunda parte.

A los arcos, los protagonistas, un inmenso Gastón Pezzuti, figura del partido, y Víctor Centurión. El dramatismo llegó a su punto de ebullición. Sin embargo, el sabor salado llegó para los azucareros, luego de que sus primeras dos ejecuciones fueran erradas por Gonzalo Martínez y Diego Álvarez, mientras que Nacional se hizo efectivo con Dorlan Pabón, Carlos Rentería y Dany Aguilar.

El último cobro, el de la alegría, el de la gloria, llegó en los pies de El Viejo, sí El Viejo Patiño, quien mandó el balón al fondo de la red. El dulce fue para Nacional. La sal para un Cali que hasta el minuto 89 era semifinalista, pero los partido se acaban hasta que se acaban.