El escándalo de los Nule crece en temperatura

Con la entrega voluntaria del excongresista Germán Olano se concreta el primer paso de la Corte Suprema en su decisión de aclarar el escándalo del carrusel de la contratación en Bogotá.

Ya está detenido el congresista Iván Moreno y se compulsaron copias para investigar al alcalde mayor de Bogotá, Samuel Moreno y al ex ministro de transporte, Andrés Uriel Gallego.

La primera referencia del ex congresista Olano al escándalo fue la aparición de una grabación telefónica en la que se le oyó conversar con Miguel Nule sobre supuestas dádivas apara la concesión de negocios, con un beneficiario de las mismas: el entonces contralor de Bogotá, Miguel Ángel Moralesrussi. La Procuraduría General de la Nación, en audiencias celebradas en la última semana de febrero, destituyó a ambos funcionarios y los inhabilitó para el ejercicio de funciones públicas.

De manera adicional, una comisión interna del Polo Democrático, partido al que pertenecen tanto el alcalde Samuel Moreno como su hermano Iván, produjo un documento sobre la contratación en Bogotá, en el cual salieron mal librados ambos dirigentes políticos. Este documento tuvo como gestor principal al ex candidato presidencial por esta misma colectividad, Gustavo Petro, razón por la cual se acentuó la crisis de credibilidad en la administración distrital y produjo un conflicto adicional al interior del Polo.

El escándalo derivó en las primeras declaraciones judiciales de Manuel, Miguel y Guido Nule en Miami y Panamá, donde concretaron los cargos que hoy tienen en el ojo del huracán al senador Iván Moreno. Concretamente, que en desarrollo de conversaciones con el dirigente político, éste supuestamente les exigió que, en la obra de la doble calzada Bogotá-Girardot que los Nule desarrollaban en ese momento, se crearan espacios para instalar algunas estaciones de gasolina, el negocio de su familia política.

A través de sus abogados y personalmente, el senador Iván Moreno ha rechazado las imputaciones de los Nule bajo el argumento de que se trata de una cadena de mentiras para ocultar sus responsabilidades penales. Lo cierto es que hoy el senador Iván Moreno Rojas está privado de la libertad, ya rindió indagatoria ante la Corte Suprema de Justicia y afronta proceso disciplinario en la Procuraduría General de la Nación.  Hoy debía acudir al Ministerio Público pero sólo hizo presencia su abogado Jaime Araujo Rentería.

Pero más allá de la diligencia en el Ministerio Público o las primeras gestiones en la Corte Suprema de Justicia, lo cierto es que el escándalo de los Nule empieza a crecer en temperatura y personajes y, a pesar de que los primos Guido, Manuel y Miguel Nule han buscado que el episodio se concrete en Bogotá, el asunto cada vez adquiere más carácter nacional. Y lo que viene apunta a ser más complejo aún, pues el propósito de la Corte es que se establezcan nexos políticos y niveles de financiamiento de campañas.