El gazapo campeón

Recibí de mi amigo Horacio Sánchez este mensaje: «En Caracol radio escucho todos los días un mensaje institucional de la cadena que dice algo así: "… a la cadena que le habla al oído a los líderes...".

Les mandé una nota diciéndoles que debería ser ‘les’ y me contestaron que ellos estaban bien. ¿Metí la pata? En El Tiempo de ayer, en una noticia encuentro: “... tenía claro que a costa de lo que fuera le daría estudio a sus cuatro hijas”. Otra vez: ¿le o les?».

Hace unos diez años decidí hacer entre los gazapos que mantenía en mi archivo un campeonato del que más saliera en los periódicos. El presente se ganó dos estatuillas más de la ya mencionada: el que más se usa en el habla diaria y el que más dificultad presenta para convencer a los usuarios de que están errados (para consuelo de mi amigo por la errada respuesta de la cadena radial). Supongamos que alguien me diga: “— A costa de todo, le doy estudio a mis hijas”. Supongamos que por haber escuchado sólo las tres últimas palabras, le pida que me repita: “— Qué me dijiste de tus hijas”. “— Que a costa de todo les doy estudio”. Observen que en la última frase el pronombre “les” reemplaza la frase “a mis hijas” que el interpelado no repite porque está seguro de que yo sé que se trata de sus hijas. Ahí no se equivoca, usa perfectamente el plural. Pero cuando dice la frase completa el usuario del gazapo campeón está convencido, y lo alega, de que ese dativo concuerda con la persona que ejecuta la acción (dar estudio). Y miren otra particularidad de tales frases: el pronombre sobra porque está presente el dativo que reemplazan: “a costa de lo que fuera, daría estudio a sus cuatro hijas”; “la cadena que habla al oído a los líderes”.

Lenguaje incluyente

Se queja mi amiga Manuelita Serrano de que en una propaganda de Fecode se habla de niños y niñas. Nada raro, el tal lenguaje incluyente nació en el sector educativo español y muchos docentes son propulsores de esa moda. No se imaginan las cartas tan destempladas que he recibido de docentes por mi oposición a ese enredo.

[email protected]

Temas relacionados

 

últimas noticias

Las redes sociales

Comillas innecesarias

Gustar de

Las aretas II

El Santoral