El gobierno colombiano no niega reunion Santos - Obama

Un probable encuentro entre el presidente de EE.UU., Barack Obama, y el de Colombia, Juan Manuel Santos, estaría vinculada con la extradición del delincuente venezolano.

La confirmación deberá salir por la Casa Blanca, no por el Gobierno de Colombia. Por eso es un secreto a voces. El Presidente Santos llegaría a Washington el jueves para reunirse con su homólogo Barack Obama y luego hacer el anuncio que el Gobierno de Colombia espera desde hace más de 4 años: que el TLC está listo para ser sometido a votación. En el Congreso, legisladores republicanos –que son mayoría en Cámara- dicen que los votos están listos. En el Senado, los demócratas más influyentes han insinuado que apoyan el TLC. Con un congreso como el de ahora, las posibilidades de que sea aprobado este año, son muchas. Falta que la administración Obama lo presente para ser votado y a eso vendría el presidente Santos a la capital de Estados Unidos.

La noticia, de darse, está vinculada a la extradición de Walid Makled. Estados Unidos ha dejado claro de todas las formas posibles que lo quiere. El Presidente Santos ya se lo prometió a Chávez. Y si lo extraditará o no a Venezuela lo sabremos cuando lo anuncie, pero fuentes han explicado que el Mandatario colombiano no quería llegar con esa extradición a suelo estadounidense. En las últimas semanas, en Washington han avanzado intensas negociaciones entre las administraciones Santos y Obama por los detalles del TLC y con un anuncio a puertas, el envío de Makled a Venezuela podría ser un gesto no muy amable. Un gesto que, sin embargo, no interferiría con la aprobación o no del tratado, son cosas diferentes. En donde si molestaría y mucho es en la DEA y en el Departamento de Justicia, que ven a Makled como el eslabón de una cadena que une a Chávez con las mafia y por eso quieren su testimonio.

Con respecto al TLC, en lo que va del año, más de 10 editoriales en los principales medios norteamericanos han sido publicados pidiendo su aprobación. También más de diez columnas de opinión. Falta la decisión del mandatario estadounidense y en momentos en que comienza su candidatura presidencial, si se demora aún más, podrían enredarse aún más. El TLC no tiene el apoyo de los sindicatos, que son históricamente, aportantes de votos y dinero para las campañas de los demócratas. Por eso la decisión no es fácil para Obama, pero el mensaje de abandono a un aliado importante, ha caído muy mal en el Congreso y otras esferas del poder. Además, en Washington hay consenso en que el Gobierno Santos tiene un tono más amable y respetuoso que el anterior en el respeto a los derechos humano.

El anuncio del jueves incluiría una serie de medidas que el Gobierno Colombiano deberá tomar para que el TLC sea votado. Tal vez la más trascendental tiene que ver con las cooperativas y la forma como estas son –según líderes sindicales en Estados Unidos y representantes como el demócrata Sandy Levin- el vehículo perfecto de una de las violaciones a los derechos de los trabajadores en Colombia y un desequilibrio a la hora de contratarlos. Las cooperativas se han convertido desde hace varios meses en el epicentro de la pugna por el TLC en Washington.

Y el encuentro podría no suceder porque el Gobierno Obama no ha logrado acordar con los republicanos el nuevo presupuesto nacional. Si no llegan a un acuerdo, se cerraría el Gobierno Federal y podría verse afectada la reunión. Es un asunto de política interna y la política en Estados Unidos es todo, menos predecible.