El 'gran cambio' de la Ley de la Madre Tierra

La presentación de la iniciativa boliviana en la pasada cumbre de Cancún causó revuelo, pero ¿en qué va la novedosa ley?

La pachamama o la madre, dos palabras con las que algunas personas suelen llamar el planeta en el que vivimos. Para algunos la Tierra es sólo un lugar en el que se habita. Los cristianos más fundamentalistas han declarado que tienen derecho a hacer lo que quieran con sus recursos ya que morirán y pasarán a otra vida. Para ellos la Tierra es un lugar transitorio.

Para otras comunidades alrededor del mundo, la Tierra es la madre, un organismo más de todos los seres vivos. Este es el caso de las comunidades andinas que habitan gran parte del territorio boliviano y que decidieron unirse hace unos meses para redactar la comentada Ley de la Madre Tierra.

Esta ley es novedosa porque iguala los derechos del planeta Tierra y todos sus seres vivos con los de los seres humanos. El sociólogo y filósofo boliviano Raúl Prada Alcoreza explica que “la madre tierra es un ser complejo y múltiple que comprende la propia diversidad de las formas de vida y las formas de los seres”.

Galo Silvestre Bonifas, diputado y presidente de la comisión en la que se discute la ley, asevera que ésta sólo intenta apoyar la conciencia del pueblo boliviano que quiere cuidar el ambiente. “Somos conscientes de que el cambio climático es culpable de inundaciones y sequías en la Amazonia andina, y sólo queremos mantener el equilibrio del ecosistema”, explica Bonifas.

La ley está respaldada por el gobierno del presidente Evo Morales y por lo tanto tiene el favor del Congreso, ocupado en dos terceras partes por el partido oficialista. Por esta razón el diputado Bonifas confía en que entre  dos a cuatro meses ya estará aprobada.

A pesar de su favorable clima político, la ley aún tiene varios opositores. Muchos sostienen que sus intenciones no son claras y lo que se está legislando es todavía abstracto. El excandidato a la Gobernación de La Paz por Unidad Nacional (UN), Carlos Laruta, aseguró que es un papel lleno de buenas intenciones poco viables.

Un grupo de campesinos e indígenas manifestó el pasado 8 de abril que la ley no estaba avanzando en la Cámara. “Quizás hay otras leyes más importantes. Faltaría un poco más de voluntad”, expresó el secretario de Tierra y Territorio de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), Roberto Machaca.

La ley aborda temas de minería y explotación agrícola, aspecto que dificulta su proceso legal. Actualmente, Bolivia tiene la segunda reserva de gas natural en América Latina y entre el 50 y 70% de las reservas de litio del planeta. Además los ingresos de la minería equivalen a US$500 millones al año, un tercio de las entradas extranjeras del país.

Para el diputado Bonifas su aprobación es algo seguro y es una ley supremamente importante porque es la primera que ha sido elaborada enteramente en Bolivia, “no como antes, cuando las leyes impuestas eran hechas y redactadas por fuera”.

Cuatro nuevos derechos  de la ley de la Tierra

La vida

Mantener la integridad de los sistemas de vida y los procesos naturales que los sustentan, así como las capacidades y condiciones para su regeneración.

El agua

Preservar la funcionalidad de los ciclos del agua, su existencia en la cantidad y calidad necesaria frente a la contaminación para la reproducción de la vida de la Madre Tierra y todos sus componentes.

El aire limpio

Preservar la calidad y composición del aire para el sostenimiento de los sistemas de vida y su protección frente a la contaminación.

Vivir libre de contaminación

Cuidar a la Madre Tierra de la contaminación en cualquiera de sus componentes, así como de residuos tóxicos y radiactivos generados por las actividades humanas.

Temas relacionados
últimas noticias