El más literario de los fotógrafos

El artista catalán Joan Fontcuberta inauguró ayer en la Casa de Moneda ‘A través del espejo’, una muestra que da cuenta del cambio sustancial de la naturaleza de las imágenes debido a internet.

A él le gusta creer que todo ha sido un montaje. Que Bin Laden no ha existido nunca. Que es un personaje de ficción como lo puede ser el Joker de Batman o Lex Luthor en Supemán. Le gusta creer que es un actor que han contratado para representar el papel de villano en el teatro de los acontecimientos. “Estados Unidos necesitaba un culpable y lo han fabricado y han decidido acabar con la película, con The end”. Esa es la hipótesis de Reconstruyendo a Bin Laden, uno de los proyectos del artista Joan Fontcuberta, compuesto por montajes en fotografía, videos de noticieros alterados y recortes de periódicos manipulados.

El trabajo, que ha estado expuesto en varios museos y que en una semana se inaugura en Casino, Forum  de Arte Contemporáneo de Luxemburgo, refleja una de las preocupaciones principales de Fontcuberta: poner en tela de juicio, dudar metódicamente y desconfiar sobre la veracidad y la autoridad de la fotografía y la cantidad de medios que la utilizan para legitimar algo. Con humor e inteligencia logra provocar y levantar hasta injurias en los más inocentes. Las ficciones en su obra fotográfica le valieron la calificación por parte del crítico cubano Iván la Nuez, como “el menos literal, pero el más literario de los fotógrafos”.
 


En la Casa de Moneda estará presentando su más reciente obra, “A través del espejo”, en la que recolectó con ansias de coleccionista miles de fotografías tomadas de las redes sociales y de internet. Todas con una particularidad: un autorretrato donde espejo, reflejo, sujeto y cámara son evidentes en la imagen. Por medio de 20 proyectores con 150 fotografías cada uno se lanzan estas imágenes a un ritmo vertiginoso y dan cuenta de la nueva naturaleza de la fotografía. Fontcuberta pone en cuestión la noción de autoría porque, según su hipótesis, en la historia ha habido diferentes muertes anunciadas del autor, y en estos momentos no se trata de un anuncio, sino de una defunción. “Ha habido un cambio sustancial en lo que es el valor de la imagen. Hoy el autor de la imagen no es quien la fabrica, sino quien la utiliza. Quien asigna un sentido y una funcionalidad a la imagen tiene más paternidad sobre ésta que quien la produce”, sentencia.

Si bien la fotografía estaba reservada para momentos solemnes, celebraciones, ocasiones especiales y estaba hecha por profesionales, ahora todo el mundo tiene una cámara en el bolsillo y la banalidad ha inundado la temática fotográfica. Fontcuberta asegura que de esa banalidad ha nacido una nueva estética, una nueva manera de hacer fotos, y que tal vez los profesionales y los artistas se han obcecado en algunas pautas que han quedado anquilosadas. Para él la renovación viene de la espontaneidad, de la frescura e incluso de los errores de un clic inmediato y desprevenido. En efecto, la toma de imágenes la practican los más pequeños con una naturalidad que casi parece orgánica. “Hacemos fotos de cualquier cosa, entonces ya no es importante el contenido de la foto, sino qué hacemos con ella: la enviamos, la compartimos. La circulación de las fotos es más importante que el contenido de las mismas”, explica.

En la serie “A través del espejo” las fotos son el resultado de un reflejo, pero lejos de una realidad consignada en pixeles, hay una construcción de la identidad. Hay una puesta en escena porque se construye una apariencia para darla a los demás y mostrar una imagen pública.

A este artista catalán siempre le ha preocupado de manera obsesiva entender qué es la fotografía, dada la dificultad que entraña como medio maleable, cambiante, y hasta camaleónico. “Cuando hemos llegado a entenderla, se ha mutado e hibridizado”. El corazón de su trabajo se ha encargado de debatir la naturaleza documental y verídica de la fotografía y así plantearse cuestiones filosóficas a nivel de la imagen desde la academia y desde su obra artística. Para Fontcuberta, la fotografía no es una disciplina que se encierra en sí misma, es el interfase con la vida, el puente con la memoria. Una manera de negociar con el mundo.

Casa de la Moneda. Calle 11 Nº 4-93. Tel.:343 1224.
 


Exposiciones en sala de Fotográfica 2011

Fernando Cruz

El colombiano inauguró ayer su exposición ‘Suroriente (1985-2010)’, una serie de fotografías en blanco y negro  y de mediano formato que retratan las ladrilleras en el sur de Bogotá.   Son paisajes de los vestigios de los hornos que evocan tierras lejanas. Galería Sextante. Carrera 14# 75-29. Tel.:2494755

Liu Bolin

Las imágenes de este artista chino señalan los conceptos de individualidad y masa. Espectaculares son los efectos ópticos que logra con su camuflaje. A partir del 13 de mayo en En The Warehouse Art. Calle 20 Nº 3-19 Este

Mirzaei y Kambli

El fotográfo iraní Mohammadreza Mirzaei  presenta su serie “Humans” , imágenes que registran a gente anónima captados en negro sobre cielos blanquísimos. Priya Kambli, la fotógrafa india radicada en EEUU toma su arte como un puente para unir sus dos culturas. Galería Dos Casas. A partir del 7 de mayo. Calle 26 A#4-29.

Clemencia Echeverri

La artista colombiana presenta su más reciente obra Juegos de herencia donde explora un festejo que se realiza en el Pacífico.  Alonso Garcés Galería. A partir de hoy hasta el 15 de junio. Cr. 5# 26-92. Tel.:3375827

Temas relacionados

 

últimas noticias