El misterioso tumor abscedado

Para los oncólogos, si son ciertas las pistas reveladas por el propio Chávez, lo más probable es que sufra de cáncer colorrectal.

Confunde y reinarás. Esa parece haber sido la política del presidente de Venezuela Hugo Chávez y sus asesores para lidiar con la crisis política que ha generado la enfermedad del mandatario en los últimos dos meses.

Primero fue “una inflamación en la rodilla” que obligó al presidente a pasearse por Brasil y Ecuador con un bastón. Corrían los primeros días de mayo.  Más tarde, al llegar a Cuba el 8 de junio, el gobierno venezolano anunció que Chávez fue “operado de un absceso pélvico, que requirió una intervención quirúrgica de urgencia”.

Con el paso de los días, y ante el silencio del por lo general expresivo mandatario, los rumores de que algo no andaba bien con su salud comenzaron a crecer como la espuma. El pasado 30 de junio, luego de cancelar la Cumbre de América Latina y el Caribe que se celebraría en Venezuela, Chávez finalmente reveló que su estado de salud era delicado. Había sido  sometido a una segunda operación quirúrgica en La Habana debido a que le encontraron un tumor abscedado con presencia de células cancerígenas. Según el propio mandatario, la cirugía permitió la extracción total de dicho tumor .

La pregunta que todos se hacen en este momento es qué esconden en realidad las palabras de Chávez.

Para Carlos Castro, médico oncólogo director del Instituto de Oncología de la Fundación Santa Fe de Bogotá, Chávez no debió sentirse muy mal si antes de internarse en Cuba se animó a realizar una gira por Suramérica. En su opinión, si es cierto que presentó un absceso pélvico, lo más probable es que se trate de un cáncer colorrectal.

“El pronóstico de ese cáncer depende del tipo de tumor, si está localizado o hizo metástasis. Pero esos detalles no los han dado hasta ahora”, explicó Castro. En caso de tratarse de cáncer colorrectal, si se diagnostica a tiempo la tasa de sobrevida es cercana a 80%, pero si hay metástasis esa posibilidad se reduce a 30% a los cinco años.

“Es muy difícil hacer elucubraciones; pueden ser muchos tipos de cáncer”, dice Raúl Murillo, director del Instituto Nacional de Cancerología. Coincide en que en esa baraja hay que contar al cáncer colorrectal y al cáncer de próstata.

Para Murillo, la recuperación del presidente venezolano es difícil de predecir, pues “depende de muchos factores, como el tipo de tumor, el estado clínico al momento del diagnóstico, el tratamiento que reciba, de las condiciones de calidad con que se suministre tratamiento”.

Para Carlos Castro no es tan cierto que la medicina cubana sea más avanzada que la colombiana o venezolana en el tratamiento de estos tipos de tumores. Al respecto recuerda que hasta hace dos años en Cuba no existían tomógrafos por emisión de positrones, que permiten un diagnóstico más preciso, mientras en estos dos países ya habían sido instalados algunos.

¿Qué tiene Hugo Chavez?, clic aquí