"El momento de vender la ETB es ahora"

El concejal Orlando Parada asegura que no se puede calificar a la empresa de telecomunicaciones como un patrimonio de los bogotanos.

La venta de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) sigue generando opiniones divididas en el Concejo, mientras algunos cabildantes insisten en que no se debe vender sino buscar alternativas diferentes para no perder un patrimonio distrital, hay quienes aseguran que este es el momento perfecto para enajenar las acciones.

No se puede calificar como patrimonio de los bogotanos una empresa que está rezagada tecnológicamente, que no resulta competitiva frente a otras opciones que ofrece el mercado y que sin duda, no es prioridad para los capitalinos al momento de adquirir servicios de tecnología, pues prefieren a otras empresas que cuentan con paquetes unificados de televisión, internet y telefonía a menores tarifas y con mayor calidad”, argumenta su posición el concejal Orlando Parada, quien defiende la venta de la ETB.

Parada puntualiza en que este es el momento preciso para vender la ETB. “No se equivoca la junta directiva cuando dice que la empresa cada vez pierde más valor, pues hoy, cuesta la mitad de lo que costaba hace 5 años y su rentabilidad disminuye”.

El concejal señala que “de no ser consecuentes con esta apreciación y si se llegase a tomar la decisión de inyectar a la ETB $1 billón de pesos, la ciudad caminaría a pasos agigantados a un detrimento patrimonial de las finanzas capitalinas, puesto que no se tienen economías a escala para competir en el mercado”.

El concejal Jaime Caicedo fue quien propuso una inyección de 1,5 billones de pesos para apalancar la ETB y así abandonar la idea de venderla.

Caicedo propuso fortalecer financieramente a la ETB con esos recursos en los próximos cinco años. Los dineros provendrían de las utilidades que esa empresa entrega al Distrito Capital, calculados en $100 mil millones anuales, más $200 mil millones que saldrían de las utilidades que gira la Empresa de Energía de Bogotá a la administración de la ciudad.