El panfleto de Morillo

CUANDO LLEGÓ A COLOMBIA quien sería llamado ‘el Pacificador’, redactó un panfleto para salvaguardar el orden; en él se obligaba a los pobladores del Nuevo Reino de Granada a entregar, entre otras cosas, sus armas y libros. Luego sobrevino un régimen de terror.

Transcurría el siglo XIX. Tras el grito de Independencia neogranadino de 1820 se inició un periodo de inestabilidad, desorden e irreconciliables facciones ideológicas y regionales, conocido por todos como la “patria boba”. Mientras federalistas y centralistas debatían infructuosamente en distintos puntos de la geografía suramericana, del otro lado del Atlántico el barbudo y pálido teniente Pablo Morillo era designado por el rey Fernando VII como jefe de una expedición “pacificadora”, cuya misión sería sofocar independencias en el Nuevo Mundo.

Sabemos que Morillo zarpó de Cádiz en febrero de 1815 con poco más de 10.000 hombres; que libró batallas en Venezuela y Santa Marta antes de arribar a Cartagena, en donde en medio de la embestida que comandaba encontró tiempo para casarse (por poder) con su novia María Josefa. Tal y como aprendimos en las aulas escolares, el llamado ‘Pacificador’ pisó Santafé el 26 de mayo de 1816. Días después de su llegada redactó un panfleto que se reprodujo y se fijó en las paredes de pueblos y haciendas. Uno de estos impresos, ajado pero muy bien conservado, reposa hoy en el Archivo General de la Nación, en Bogotá.

El documento, firmado por “Don Pablo Morillo General en Jefe del Ejército Expedicionario Pacificador de esta costa”, revela, desde el inicio, que el propósito de la expedición no es otro que el de “velar por la seguridad del orden”.  Afirma Morillo que no la emprenderá contra el grueso de la población, que, en su opinión, es inocente. Por el contrario, considera que debe proteger a las masas de “los impulsos de unos pocos genios de la novedad, que ciegos por sus pasiones abusaron de la sencillez de las gentes”.

El panfleto asevera que se cortarán “de raíz los malos hábitos”, para lo cual desarrolla, brevemente, nueve “advertencias”. Los habitantes de “todas las provincias y lugares del Nuevo Reino de Granada”, reza el panfleto, tendrán un plazo de ocho días para entregar a las respectivas autoridades todos los libros y las armas. Quien guarde armas, proclamas, boletines, libros o constituciones impresas por los rebeldes, será severamente amonestado.

Dentro de este mismo plazo deberán denunciar a todo sospechoso de “rebelde” (o de auxiliar de rebeldes). Todo aquel que tratase de “seducir, corromper o alarmar” a los pueblos en contra del “orden” se hará acreedor de castigos ejemplares. Nadie recibirá visitas o huéspedes sin consultarlo previamente con las autoridades. Nadie podrá moverse “de un barrio a otro”.

La publicación del panfleto inauguró un ciclo de cacerías, condenas y ejecuciones, al que algunos comenzaron a identificar como el "Régimen del Terror". Hoy por hoy los colombianos hemos aprendido que tras la publicación de un panfleto, sea cual sea su procedencia, sobrevendrá una suerte de régimen del terror.

Después de 145 años, tras ocho constituciones y 59 periodos presidenciales, hay quienes siguen pegando panfletos amenazantes en las paredes de provincias y ciudades del país para proteger el “orden” que pretenden instaurar. Todo ello en un país en el que la imprenta no fue sólo instrumento de independencia y libertad.

DENTRO DE ESTE MISMO PLAZO DEBERÁN DENUNCIAR A TODO SOSPECHOSO DE “REBELDE”. TODO AQUEL QUE TRATASE DE “SEDUCIR, CORROMPER O ALARMAR” A LOS PUEBLOS EN CONTRA DEL “ORDEN” SE HARÁ ACREEDOR DE CASTIGOS EJEMPLARES.

Cronología de la reconquista

1814
Morillo es nombrado jefe de la Expedición Pacificadora, organizada con el fin de reconquistar los pueblos americanos.

1815
La expedición sale de Cádiz, con más de 10.000 hombres, en febrero de 1815.

Morillo llega en los primeros días de abril de 1815 a las costas orientales de Cumaná, y comienza la reconquista de Venezuela. En julio del mismo año, la Expedición Pacificadora llega hasta Santa Marta. Entre el 17 de agosto y el 5 de diciembre se conquista Cartagena.

1816
Morillo dicta un decreto por medio del cual ofrecía la libertad a los esclavos que denunciaran o presentaran a algún cabecilla revolucionario. El 26 de mayo del mismo año, Morillo llega a Santafé de Bogotá. A finales de 1816 Morillo parte a Venezuela.

1817
Morillo trata de recuperar las posiciones perdidas en Venezuela.

1818
Morillo se enfrenta contra el ejército comandado por Simón Bolívar en la batalla de La Puerta y logra vencer.

1819
Las tropas realistas, comandadas por José María Barreiro, son vencidas por Bolívar en la batalla de Boyacá.

 

últimas noticias

Pushkin: del exilio y el verso flameante

Prográmese para Jazz al Parque 2018