El plan B para salvar a Grecia

Será activado si el Parlamento no acepta el programa de salvamento.

Los dirigentes de la zona euro preparan un plan B que activarían en el supuesto de que el Parlamento griego no apruebe el programa de salvamento que Bruselas ha negociado con su gobierno, según publica Le Monde.

El diario francés, que no dio muchos detalles, más allá de un posible recurso al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera para dar créditos de urgencia a Atenas, puso el acento en las incertidumbres que rodean el voto de los diputados griegos, ante el rechazo del plan por parte de la oposición conservadora y la fragilidad de la mayoría socialista.

No obstante, también dio cuenta de las declaraciones del presidente del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, que insistió en que el estudio de una alternativa al programa de salvamento "no es la cuestión del momento".

Para Le Monde, la posición de Juncker es una forma de presionar a los parlamentarios y de no dejarles creer que hay una alternativa al nuevo programa de ajuste que le exigen sus socios de la zona euro para atribuirle el segundo dispositivo de ayuda, que sería de unos 100.000 millones de euros.

Pero el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha ido preparando a los diferentes actores al señalar: "Hacemos lo que podemos para evitar una escalada peligrosa para Europa, pero al mismo tiempo, hay que organizar todo lo posible para afrontar el peor escenario".

Y en la misma línea, un "responsable europeo de alto rango" no identificado insistió en declaraciones a Le Monde que "la próxima etapa no será la quiebra" y que la eurozona no se limita "a reflexionar" sobre esta cuestión, sino que trabaja en ella.

Podría materializarse en forma de utilización del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera o de una anticipación de los fondos bilaterales que se están concediendo a Grecia desde hace un año, cuestiones que abordarán los directores del Tesoro reunidos en Bruselas el miércoles y el jueves de esta semana.

Paralelamente, los países de la moneda única examinan igualmente la propuesta francesa para el salvamento de Grecia, después de que los bancos galos -que son unos de los más expuestos a la deuda helena- se pusieran de acuerdo el viernes sobre las modalidades de su contribución.

Se trataría de volver a reinvertir el 70% del dinero que deberían recuperar entre mediados de 2011 y 2014 por el vencimiento de los títulos de deuda griega que tienen en su cartera.

De ese dinero, el 50% serviría para adquirir nuevos títulos de deuda helenos con un plazo de 30 años; mientras que el 20% restante alimentaría un fondo de inversión en activos de gran calidad, dedicado a avalar los nuevos préstamos griegos.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Peso argentino cae a mínimos históricos

contenido-exclusivo