El poder de los Al Assad

A través de una compleja red de hermanos, cuñados y primos este clan controla todo en Siria, que el viernes vivirá otra jornada de la ira. Muchos temen un baño de sangre.

La convocatoria llegó a través de Facebook. Los “jóvenes de la revolución”, que reúne a miles de personas que desde hace seis semanas piden la dimisión del presidente de Siria, Bashar al Assad, llamaron a otra jornada de la ira hoy en Deraa, epicentro de las manifestaciones. Ya lo hicieron la semana pasada con un saldo sangriento: 80 muertos a manos de la policía.

Pese al miedo de que la represión se repita, los sirios están decididos a salir a las calles y pedirle al mandatario que renuncie y frene los excesos de sus organismos de seguridad. El presidente sirio ha tratado de calmar las marchas con medidas como el levantamiento del estado de excepción, vigente desde 1963. Pero ya nada sirve. Es más, analistas políticos dicen que es muy poco lo que Bashar al Assad puede hacer, pues su poder es limitado.

Según la prensa árabe, son sus hermanos, primos y cuñados los que manejan una compleja red de apoyos militares, lealtades, negocios y leyes dentro del régimen. Incluso, señalan a su hermano menor, Maher Assad, como el responsable del baño de sangre que hace una semana tiñó a la ciudad de Deraa y que hoy, mes y medio después del inicio de las protestas, deja más de 450 muertos, según activistas de derechos humanos.

Maher, conocido como “el guerrero”, es el jefe de la Guardia Presidencial, un cuerpo militar de élite, y jefe en la sombra de la Guardia Republicana, oficialmente bajo la dirección de un tío del presidente. Esta es la más temida fuerza del régimen que ha gobernado con mano de hierro desde 1972 cuando el patriarca de la famila, Hafez al Assad llegó al poder mediante un golpe de estado. En 1982, el mandatario sufrió una rebelión que pretendía sacarlo del poder. Hafez al Assad la sofocó con una masacre en Hama que dejó miles de sirios muertos. Hoy la situación parece repetirse con la diferencia de que es esta vez su hijo, Bashar, es el que está en el poder. O mejor Maher, quien es el que ha coordinado las tareas de contención de las revueltas.

La familia Al Assad pertenece a la minoría alaui (disidencia del islam chiita) y controla el país con el apoyo de otras minorías, cristiana y druze. Tejió estrechos lazos con Irán, el partido libanés hezbolá (Partidos de Dios) y Turquía, por eso es clave en la geopolítica de la zona. Según analistas, “la desaparición de los Al Assad daría paso libre a la llegada de los temidos Hermanos Musulmanes (sunitas), la más vieja, extendida e influyente organización integrista del mundo árabe y musulmán. “Por eso es que Occidente tolera en Damasco lo que no se condenó en El Cairo o Trípoli”, explica Marielle Dominique, analista política en París.

Pero controlar a Maher no será tarea fácil. Antes de morir, Hafez al Assad lo eligió como su heredero, pero lo descartó por su carácter violento. Durante una discusión familiar, Maher no tuvo problema en sacar su revólver y dispararle a su cuñado Asef Shawkat, esposo de Bushra, la mayor del clan y la más influyente.  Las cosas se resolvieron bien dentro de la familia y hoy en día Shawkat es la mano derecha de Maher en los servicios de seguridad.

Basil, el mayor de los hermanos, aspiraba a gobernar, pero murió en un accidente de tránsito en 1994. Rifaat al Assad, tío del presidente Bashar, también quería la presidencia, pero fue exiliado del país por un intento de golpe en 1994.

Bashar al Assad, quien estudiaba oftalmología en Londres, debió abandonar sus estudios para obedecer la pasión dinástica de su padre, quien lo señaló como su sucesor. Cuando llegó al cargo, Bashar prometió hacer las reformas que su papá dejó pendientes, pero hoy ,11 años después, no ha hecho nada. Dicen que la familia no está dispuesta a perder el poder.

Los puestos más importantes del régimen los ocupan miembros del clan: Adnan Makhlouf, primo de la madre de Bashar, jefe de la Guardia Republicana; Adnan al Assad y Mohammed Al Assad, primos segundos del presidente, son jefes de milicias. Rami Makhlouf, primo, es el empresario más rico de Siria.

Temas relacionados