El polvorín de la Fifa

Entre acusaciones y dudas, este miércoles será reelegido Joseph Blatter como presidente del máximo organismo mundial del fútbol.

La Fifa parece estos días un polvorín a punto de estallar. Un día después de que dos de sus directivos fueran suspendidos por el Comité de Ética del organismo por supuesta corrupción, uno de ellos amenazó con lanzar una bomba. Jack Warner, quien era vicepresidente de la Fifa, aseguró tener un e-mail de Jerome Valcke, secretario general del organismo en el que este reconoce que Qatar compró el Mundial de 2022, algo que Valcke se ha apresurado a negar. Poco después, el presidente Joseph Blatter rechazó todas las acusaciones y pidió prudencia: “Se ha hecho un gran daño a la Fifa por estos días, pero el fútbol no está en crisis. Hay que resolver los problemas en casa”.

Blatter también negó que haya existido irregularidad alguna en el proceso de elección de Qatar para organizar el Mundial de 2022 ni en la de Rusia para hacer lo mismo cuatro años antes.

Como trasfondo del escándalo están las elecciones a la presidencia de la Fifa, previstas para este miércoles. Blatter opta a la reelección. Mohamed bin Hamm, el presidente de la Confederación Asiática, quien aspiraba también al cargo, es el otro suspendido por la Comisión de Ética del organismo, por lo que el suizo, que dirige la organización desde 1998, no tendrá oposición. El catarí presentó alegaciones a la suspensión. “La forma en que se ha llevado a cabo el procedimiento no es compatible con el principio de justicia”, aseguró el dirigente asiático en un comunicado: “He sido castigado antes de demostrar mi culpabilidad”.

Bin Hamman renunció a las elecciones, justo antes de la suspensión del Comité Ético, que también sancionó al vicepresidente Warner por incumplir el código ético de la Fifa en el proceso electoral, y absolvió a Blatter. El propio Warner reaccionó con indignación ante las acusaciones de soborno y la decisión del Comité de suspenderle. “Vinieron con premeditación, no estaban dispuestos a escuchar. Los eligió para eso Blatter y es lo que hicieron”, denunció el de Trinidad y Tobago.

Blatter, pese a todas estas dudas, no se cansa de repetir que la Fifa no está en crisis y sólo habla de dificultades. “¿Qué es una crisis? A ver si alguien de ustedes (los periodistas) me lo puede describir. El fútbol no está en crisis. Estamos atravesando dificultades que se van a solucionar dentro de la familia de la Fifa”, afirmó Blatter a AFP.

“Debemos seguir con confianza, energía y la moral en alto. Lo he dicho en ocasiones en el pasado y lo reitero, yo no elijo a los miembros del comité ejecutivo, son las confederaciones. Contamos con herramientas para acabar con malas actuaciones”, señaló el presidente de la Fifa.

Temas relacionados