El pulso legislativo

Los temas económicos serán prioritarios en la agenda del Gobierno, entre ellos la anunciada reforma tributaria.

El miércoles empieza una nueva legislatura en el Congreso y ya están pendientes de trámite más de 20 iniciativas de origen gubernamental. Pese a que el número de leyes y actos legislativos es grueso, en este período no se espera una aprobación masiva, aunque sí fuertes enfrentamientos por la trascendencia de los temas.

Como nunca antes en su historia de intentos de trámite fallidos, la punta de lanza del Gobierno es la reforma a la justicia, iniciativa que se ha convertido en la promesa de no menos de cinco ministros del Interior y de Justicia, pero nunca ha sido realidad. Ahora, luego de un año de discusión con los representantes de las altas cortes sin llegar a consenso, será el Congreso el encargado de esta reforma constitucional. La ventaja es que ya existe un doliente: con la creación del Ministerio de Justicia, será Juan Carlos Esguerra quien se apropie de esta discusión.

Como complemento a esta reforma y con la finalidad de lograr la tan anhelada descongestión judicial, serán tramitadas la reforma al código general del proceso, que busca implementar en mayor medida el sistema oral; la ley estatutaria de arbitraje nacional e internacional, jueces de paz y el arancel judicial.

Pero este no es el único tema que promete fuertes enfrentamientos: la ley de derechos de autor en internet, mejor conocida como ‘ley Lleras’, tiene dos posiciones radicalmente distintas: a juicio del Ejecutivo, busca ponerle freno a la piratería y que los autores puedan proteger sus publicaciones; para sus detractores, es un evidente mecanismo para coartar la libertad de información. Tan complejo será el debate, que el Gobierno está en alerta por la posibilidad de que las páginas de las entidades del Estado sean atacadas por hackers que están empleando este mecanismo para protestar contra la norma.

Para el presidente saliente de la Cámara de Representantes, Carlos Alberto Zuluaga, “será una legislatura con unos retos importantes para las bancadas, para los voceros de los partidos y para las mesas directivas, porque hay temas como el de la venta de un porcentaje de Ecopetrol, los regímenes departamental y municipal, el código de comercio. Una agenda bien importante, con la que el Congreso le debe responder al país”.

Los temas económicos también estarán a la orden del día. El Ministerio de Hacienda ya está trabajando en una reforma tributaria que, según señaló Juan Guillermo Ortega, director de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), ya existe un borrador que está siendo socializado con empresarios. A juicio de Juan Manuel Corzo, virtual presidente del Senado, para la legislatura entrante buscará “organizar los impuestos en el país. Es clave revisar la devolución del IVA, sobre todo con el escándalo que se acabó de destapar en la DIAN, restricciones y exenciones tributarias que resultan exageradas y mirar si son necesarias las modificaciones en el impuesto a la renta”.

También está la reglamentación de la reforma al sistema nacional de regalías, pues con esta ley se establecerá realmente cómo se van a manejar los ingresos por la explotación de recursos. Este será un nuevo pulso entre los congresistas de las regiones productoras y los del resto del país.

Están dos iniciativas apoyadas por congresistas que seguramente generarán ampolla en la opinión pública. La primera, el referendo que busca castigar hasta con cadena perpetua a violadores y maltratadores de menores de edad. Está iniciativa, apoyada por la senadora Gilma Jiménez, ha estado a punto de hundirse en varias ocasiones y cuenta con un importante respaldo popular. Por otro lado, está la del acto legislativo con el cual se prohibiría la práctica del aborto en Colombia, aun en los tres casos que ampara la Constitución y que es encabezado por el presidente del Partido Conservador, José Darío Salazar. Las dos iniciativas generan posiciones radicales de apoyo y de rechazo.

A esta apretada agenda se le suma la coyuntura electoral: para nadie es un secreto que en estos períodos aumenta el ausentismo de los congresistas. Para evitar contratiempos, Corzo plantea “reunirse con los jefes de los partidos para acordar la agenda y asumir compromisos para que los días de mayor trabajo legislativo lo hagamos con celeridad y así puedan apoyar a sus candidatos en las regiones”.

Pero no todo puede ser trámite de leyes. Los directores administrativos de Senado y Cámara están siendo investigados por la Procuraduría por irregularidades en millonarias contrataciones. Casualmente, a juicio del organismo de control, empleaban el mismo mecanismo para realizar estos convenios sin licitaciones públicas: los contratos interinstitucionales con empresas mixtas (capital público y privado). En el Senado se establecían con la Empresa de Teléfonos de Bogotá y en la Cámara con Infotic, que era el pasado Infomanizales, una empresa en la que el 51% del capital es de la Alcaldía. Si bien esto no tiene que ver la agenda legislativa, quienes serían los próximos presidentes, Juan Manuel Corzo y Simón Gaviria, tendrán que tomar medidas urgentes para evitar el desangre del presupuesto y alejar el lastre de corrupción con el que los ciudadanos asocian al Congreso.