El que no hace goles...

Las favoritas Brasil y Chile quedaron eliminadas de la Copa América porque, a pesar de que dominaron a sus rivales y generaron mucho peligro, no fueron efectivas en el área. Es la mejor actuación en la historia de la selección patriota.

Así es el fútbol. El mejor partido que jugó Brasil en la Copa América fue el que representó su eliminación, mientras que Paraguay, que no ha ganado ningún compromiso en el torneo, se metió en las semifinales tras la definición por penaltis.

Chile, con su fútbol dinámico y vertical, también se quedó en el camino ante una Venezuela disciplinada, seria y luchadora, que aprovechó las pocas opciones que tuvo para marcar dos goles. Los australes, en cambio, llegaron nueve veces, le pegaron en tres ocasiones al palo, pero sólo anotaron uno.

Claro que es inaceptable que una selección con la historia y los pergaminos de la pentacampeona mundial desperdicie cuatro cobros seguidos en la definición desde los 12 metros.

La misma frialdad que les faltó a los artilleros brasileños para enfrentar al arquero Justo Villar durante los 120 minutos de juego, fue la que tuvieron los guaraníes Marcelo Estigarribia y Cristian Riveros para sentenciar el duelo.

El gran responsable de la victoria paraguaya fue Villar, vestido de héroe para sacar balones de todo lado, aunque sus defensores también le colaboraron.

Así como fueron claves el golero Renny Vega, Oswaldo Vizcarrondo y Gabriel Cíchero en Venezuela. Primero, porque cumplieron impecablemente con su labor atrás y luego porque a los zagueros les alcanzó, incluso, para anotar en el arco rival.

Paraguay y Venezuela se enfrentarán el próximo miércoles en Mendoza (7:45 p.m.), en la segunda semifinal. En la fase de grupos guaraníes y patriotas se vieron las caras, en un duelo que finalizó 3-3.

En la otra llave, la de Perú y Uruguay, también será la repetición de un duelo de la primera ronda, en el que incas y charrúas igualaron 1-1.

Rara Copa América. Los favoritos en cuartos se quedaron afuera a pesar de haber jugado mejor. Los equipos más efectivos y con arqueros en un gran momento se llevaron la victoria. Así es el fútbol, el que no hace los goles, los ve hacer.