El reencauche de Dussán

Exactamente un año y cuatro meses después de haber pasado a los cuarteles de invierno del Polo Democrático con su renuncia a la presidencia del partido, luego de quemarse en su aspiración al Congreso, Jaime Dussán Calderón vuelve a la escena política al ser escogido nuevamente y por amplia mayoría como jefe máximo de esa colectividad.

Reconocido líder del sector educador, excongresista huilense de 59 años, representante de la izquierda tradicional, Dussán toma las riendas del Polo en la que quizá sea la peor crisis de la corta historia del partido que nació en 2003. Su reto principal será obvio: tratar de sacar la colectividad de la problemática situación en la que está sumida por cuenta del escándalo del cartel de la contratación, que tiene en investigación de las autoridades al suspendido alcalde Samuel Moreno y a su hermano, el senador Iván Moreno Rojas.

A menos de cuatro meses de las elecciones regionales, Dussán deberá garantizar que el Polo cuente con buenos candidatos en el país y, especialmente, en la ciudad que hasta ahora ha sido su fortín electoral: la capital. Tarsicio Mora, Aurelio Suárez y Orlando Herrán son los precandidatos a la Alcaldía de Bogotá que serán sometidos a una selección interna el próximo viernes. “Eso fue lo que nos dio la tierrita, nuestros productos, porque el Polo no va a importar productos ni a apoyar candidatos de otros partidos”, señala Jaime Dussán.

El nuevo presidente de la izquierda no se compromete con buenos resultados electorales para el partido en octubre, pero sí advierte que hará su mejor esfuerzo: “No sé si el barco pueda llegar a buen puerto, pero sé que no lo dejaré hundir”.

Eso sí, para lograr su cometido, el político no está dispuesto a bajar la cabeza y asegura que el Polo no le pedirá perdón a los bogotanos por la crisis generada luego de la suspensión del alcalde. Una posición que varios sectores políticos de la ciudad le han pedido a esa colectividad. “El que tiene que pedir perdón es Samuel Moreno”, remata Dussán, quien también tendrá que buscar la unidad entre las bases de su partido.

Absuelto en la investigación de la justicia por farcpolítica (relaciones de políticos con las Farc) y señalado por sus contradictores como clientelista, Dussán en la presidencia del Polo es el intento de las directivas por poner un muro de contención a un derrumbe que parece inevitable. Pero según el analista Juan Carlos Flórez, el suyo es “el triunfo de las maquinarias”.

“Sin pedirles perdón a sus electores, el Polo quiere mantener unida su línea más dura y para eso eligen a Dussán. Sin embargo, creo que la reacción de la ciudadanía va a ser fuerte”, explica Flórez.

En un sentido parecido, el representante al Congreso por el Polo Iván Cepeda —quien también fue postulado para ser presidente del partido— asevera al respecto: “Tendremos que vivir y sufrir una renovación en nuestras directivas y planteamientos para poder seguir adelante. Sé que es posible porque tenemos miembros con calidades”.