El rescate de Piedrahíta

El rector del Icesi de Cali fue encontrado en un parque natural de Nueva Orleans, Estados Unidos, después de cinco días en los que se llegó a pensar lo peor.

La angustia terminó. El miércoles pasado hacia la 1:30 p.m., después de permanecer desaparecido por cinco días, Francisco Piedrahíta, rector de la Universidad Icesi de Cali, fue encontrado por los cuerpos de búsqueda que intentaban dar con su paradero desde el sábado pasado. Carca de 100 personas habían sido dispuestas para la operación, entre policías, guardabosques y miembros de la guardia nacional de Estados Unidos.

Desde el sábado, su desaparición había sido reportada. Piedrahíta, un fanático de la fotografía de aves, aprovechó su visita a una universidad de Nueva Orleans para visitar el pantanoso Parque Natural Jean Lafitte. El primero en avisar de su ausencia fue el taxista que lo llevó hasta el parque, un hombre afroamericano ya mayor, quien luego de que el profesor le asegurara que no tardaría más de 45 minutos, se comunicó con las autoridades. Pasaron más de tres horas, el parque comenzó a ser cerrado y su cliente no se presentaba.

“Lo salvaron las ganas de vivir”, aseguró a este diario Richard Bishop, uno de los seis integrantes que conformaban el equipo de búsqueda que dio con su paradero. Francisco Piedrahíta permanecía aferrado a su cámara debajo de un árbol a más de 200 metros de uno de los senderos, rodeado de agua, con un sombrero de campo y una camisa de manga larga. Sobrevivió comiendo plantas y bebiendo agua del pantano. Al parecer, los mapas del parque lo habían desorientado.

Los rescatistas dijeron que estaba deshidratado pero lúcido y aseguraron haber escuchado de su boca tres palabras en español en el momento en que lo asistieron: “Gracias, muchas gracias”. Para el hallazgo fue clave la labor de los perros que acompañaban el operativo, que durante la mañana percibieron rastros del olor del profesor Piedrahíta que permitieron a los funcionarios delimitar el área de búsqueda que en principio era de 8 kilómetros cuadrados. Posteriormente, la tripulación de un helicóptero notó un movimiento extraño en tierra que a su vez generó el acercamiento de un grupo de rescatistas. Al verlos cerca, Piedrahíta gritó.

“Mi papá está muy bien, hasta hizo chistes. No podemos expresar el agradecimiento que tenemos con la gente que participó en el operativo de rescate”, afirmó en diálogo con El Espectador Vicente Piedrahíta, hijo de Francisco Piedrahíta.

Inmediatamente después de ser encontrado, el rector del Icesi de Cali fue trasladado al West Jefferson Hospital de Nueva Orleans, donde es sometido a los exámenes de rigor. Un final feliz cuando comenzaba a sospecharse lo peor, cuando se llegó incluso a especular que podría haber sido víctima del ataque de un animal salvaje.

Un educador incansable

Francisco Piedrahíta, caleño de 65 años de edad, ha ocupado el cargo de rector de la Universidad Icesi (Cali) durante 14 años. Este ingeniero industrial graduado de la Universidad de los Andes, en Bogotá, con una maestría en Ciencias, Ingeniería Industrial e Investigaciones de la Universidad de Pittsburgh de Estados Unidos, es uno de los académicos más reconocidos del país.

Antes de dedicar su vida a la academia, Piedrahíta estuvo vinculado durante 26 años a la Organización Carvajal, donde ocupó diversos cargos financieros y de planeación, y llegó a ser Presidente de una filial en los Estados Unidos.

Ha sido miembro de las juntas directivas de la organización Corona S.A., Fundación Clínica Valle del Lili, Fundación Planeta Valle y Fundación Gabriel Piedrahíta Uribe.

Entre sus aficiones figura la fotografía de aves silvestres, que lo ha llevado a recorrer decenas de parques nacionales de todo el continente. Su colección personal suma más de cinco mil fotografías.