El retorno soñado a Nariño

100 familias desplazadas por la violencia ya son propietarios de igual número de viviendas construidas en el departamento de Nariño.

Después de sufrir las amenazas, retaliaciones y sevicia de los grupos armados ilegales en el sur del país, 100 familias desplazadas por la violencia son desde este miércoles propietarios de igual número de viviendas construidas en los municipios de Chachagüí, Buesaco y Pasto, en el departamento de Nariño.

Cada vivienda, con un área de 41 metros cuadrados, fue construida en terrenos donados por el Incoder y cuenta con servicios básicos de saneamiento garantizados por la Gobernación de Nariño, Acción Social y la agencia de cooperación CHF International.

Este proyecto, que también contó con el apoyo de las alcaldías de los tres municipios, Usaid y la Organización Mundial para las Migraciones, contempla proyectos productivos de seguridad alimentaria y generación de ingresos a partir de la cosecha de tomate larga vida, café y papa pastusa.

Los beneficiarios, de origen campesino, fueron asesorados en el diseño de planes de negocio, inversión y comercialización, y se convertirán en proveedores de Makro y Surtifruver de la Sabana en Cali y Pasto.