"El Sahara Occidental es una mentira"

El embajador de Marruecos, Noureddine Khalifa, le responde al representante de Sahara Occidental en Colombia, Mujtar Leboihi, a propósito de los 35 años de la creación del Estado Saharaui.

A finales del mes pasado y a comienzos de este, el embajador de Marruecos en Colombia, Noureddine Khalifa, estuvo muy disgustado por la que iba a ser la celebración de “los 35 años de la creación del Estado Saharaui y del aniversario número 26 de la relación bilateral de la República Árabe Saharauí Democrática (RASD) – Colombia”, una conmemoración que se realizaría en el auditorio Luis Guillermo Vélez del Congreso de la República por convocatoria del representante Germán Navas Talero. A finales de febrero, Navas Talero había sido invitado a la RASD para ser testigo de “la grave situación de derechos humanos” que se vive allí.

Desde 1975 el territorio que se supone pertenece a la República Saharaui, ha sido uno de los grandes temas que Marruecos ha tenido que asumir a nivel diplomático. Es un territorio del que se dice, es una nación que no se rige por los preceptos del derecho Internacional al no ser reconocida como Estado, pero sin embargo, sus representantes acusan a Marruecos de invadir parte del territorio que -según su versión- históricamente les pertenece.

El gobierno de Colombia no tiene relaciones con la RASD, un argumento suficiente para que el embajador Khalifa enviara una carta al presidente de la Cámara, Carlos Alberto Zuluaga, y se comunicara con el presidente del Congreso, Armando Benedetti, pidiendo la cancelación del evento. Finalmente, el auditorio Luis Guillermo Vélez no fue prestado por el Congreso para dicho fin, por lo que la supuesta celebración tuvo que realizarse en el recinto de la Comisión Primera de la Cámara. La cancillería colombiana pidió explicaciones al embajador, al tiempo que algunos congresistas lo acusaban de intromisión en asuntos internos. Noureddine Khalifa, explica su posición y dice que el tema ya fue superado.

¿Cómo empieza este problema territorial para Marruecos?


En 1975, firmamos un acuerdo con España que nos devolvió el Sahara. En este proceso apareció un interés de un país vecino que es Argelia. Marruecos es una monarquía constitucional, Argelia es una democracia popular, por lo que hay desacuerdo ideológico. Argelia albergó algunos jóvenes que son marroquíes de ideología izquierdista, miembros del Frente Polisario que supuestamente lucha por la liberación del Sahara Occidental de manos de Marruecos. Nadie insinuó antes la creación de un Estado en esa zona, sólo hasta que se habló de la parte occidental del Sahara, que tiene costa Atlántica. El interés de Argelia es buscar una salida al Atlántico, este es el fondo del problema.

¿Desde entonces, cómo se ha tratado el problema?


Empezamos a buscar un arreglo con el país vecino, pero no hubo posibilidad. Argelia defiende la autodeterminación y envió en 2002 una carta a la ONU para proponer una partición de estos territorios con Marruecos. Ellos hablan de una República Árabe Saharauí Democrática. Lo que es un insulto al derecho internacional y a las relaciones internacionales. El Estado es territorio y población. Ellos están en campos de refugiados en Argelia, así que no hay territorio. Población tampoco, en Marruecos están viviendo unos 300.000 saharauis bajo soberanía de Marruecos. En los campos de Tindouf en Argelia hay entre 40 y 50 mil marroquíes originarios del Sahara. El Polisario no puede representar a los saharauis porque eso es una mentira.

Los saharauis critican el muro de 2.000 km construido por Marruecos para determinar su territorio. Dicen que es inhumano porque está minado y electrificado…


Nosotros no hablamos de muro sino de una línea de defensa porque el proyecto argelino de los años 70 trató de organizar a algunos saharauis de los campos de Tindouf como un frente de guerrilla. Marruecos sufrío mucho en esos años por estas operaciones. En  el 91 firmamos con el Polisario un acuerdo, con participación de la ONU, para buscar una solución política a este diferendo regional. En ese entonces la zona estaba bajo el control del Minurso (Misión de las Naciones Unidas para el referéndum del Sáhara Occidental), no se trataba de territorios liberados como ellos dicen. Nadie, en términos del derecho internacional público, puede hablar de la soberanía de estos territorios al occidente de la línea de defensa, eso se llama propaganda.
 
¿Si no es la partición, cuál es la solución para Marruecos?


En 2007 Marruecos propuso un plan de autonomía para el Sahara, una autonomía más ancha que la de Cataluña en España, para solucionar el problema. En este marco, Marruecos va a conservar la bandera, la moneda y la defensa nacional de la acción externa, nada más. Estamos en negociaciones formales e informales con el Polisario, y la presencia de Mauritania y Argelia, para lograr una solución realista.

¿Ya está superado el problema por la iniciativa a favor de la RASD del representante Navas Talero?


Sí. Aunque nunca he hablado con él, por el honorable diputado Navas Talero tengo gran respeto, a pesar de que haya pronunciado declaraciones hostiles contra Marruecos. En todo esto no se ha mencionado algo muy importante, ellos dicen que yo me entrometí, pero lo que hice fue reaccionar al ver una tarjeta de invitación al evento citado dentro de las instalaciones del Congreso. Llamé al presidente del Congreso y le expliqué que se trataba de mentiras, que Colombia no reconoce esta república imaginaria, que no hay relaciones y que esto era un insulto a Marruecos.

¿Cómo está la situación de Marruecos después de las protestas populares de finales de febrero?


La monarquía en Marruecos es muy popular, la gente pudo criticar el parlamento, al primer ministro, pero nadie criticó al rey Mohamed VI. Los levantamientos pacíficos tenían de fondo reivindicaciones de salario y vivienda. En el discurso del 9 de marzo de su majestad, el rey habló de más compromisos para realizar reformas. Ahora hay un Consejo consultativo para reformas constitucionales que atiende las inquietudes de la población para mejorar las condiciones sociales. Vamos a seguir así.

¿Qué opinión tiene de la ola de cambió en el mundo árabe?


Marruecos tiene conciencia de la legitimidad de las reivindicaciones exigidas por los jóvenes árabes, su aspiración de democracia y libertad. En el caso de Libia, Marruecos fue de los primero países árabes que integró la coalición contra Gadafi, estamos participando también en operaciones humanitarias en Libia, para nosotros se trata de ayudar a estos pueblos. Esperamos que todos estos procesos sociales conduzcan hacia la democracia y la libertad.


Para ver el mapa del diferendo regional, clic aquí