"El teatro no es comida rápida": Ernesto Benjumea

Este sábado termina la temporada de la obra 'Contussas', en la que el reconocido actor dirige a su esposa y su hermana. La cita, en el Teatro Fanny Mikey.

¿Cuál es el reto al que se enfrenta como director de una comedia?

“El problema no es entretener, es indagar sobre qué es lo entretenido”, decía (Peter) Brook.

¿Para qué el teatro?

Me gusta la respuesta de un físico alemán que respondía que el arte demuestra lo indemostrable; el teatro, en concreto, es la vida sublimada. Perdón la sarta de citas, después de los 65 tal vez sea capaz de inventar una.

¿Qué tiene las ‘Contussas’ de especial?

A Marcela (Benjumea), que tiene una maravillosa familia, y a Katherine (Vélez), que es excelente para escoger marido… (risas). La verdad,  dos maravillosas actrices de teatro que entraron en el juego de hacer una comedia musical con el rigor aprendido de su oficio.

¿Por qué se interesó por el tema del despecho?

El despecho es universal. Si los humanos solucionáramos el apego en todas sus formas, se transformarían las sociedades. Si no, pregúnteles a los expresidentes apegados al poder.

El mejor remedio para una tusa.

La caneca, las tusas sólo caben en la caneca.

¿En qué se diferencia el despecho de un hombre del de una mujer?

Las mujeres llaman a las amigas… bueno, y los hombres también llaman a las amigas…

¿Por qué afirma que las mejores actuaciones son las de teatro?

Un joven puede escoger ser actor de teatro como profesión, pero ser actor de televisión no es una profesión, es un empleo.

¿Qué le gusta del teatro nacional?

Que aquí hay uno de los más grandes festivales de teatro del mundo y otros de gran tradición y renombre. Al teatro colombiano lo atacan la ligereza de la televisión y la explotación de su nombre para programar otras maneras de expresión. El teatro no es comida rápida.

¿Qué personaje le ha quitado el sueño?

Casi todos y es literal, sufro de insomnio profesional. Cuando dirijo es peor, porque es cada uno de los personajes y la escenografía y la puesta en escena.

¿Cómo describiría a su papá, ‘El Gordo’ Benjumea?

Es mi mamá en este oficio, mi papá del oficio es mi escuela.

¿El mayor legado que le dejó su papá a la familia?

Su lección fue: “este oficio existe, no es sólo un trabajo, hay técnicas, hay teóricos, hay libros, hay siglos de historia; si lo van a hacer, no quieran acortar camino”.

¿Qué lo animó a participar en el video donde le hizo campaña a Mockus?

El desespero de ver que el país se acomodaba al lado de quien les había permitido volver a la finca a pesar de que sabían que el Estado estaba siendo destruido. Detrás de cada finquero satisfecho había mil desplazados; el país sabía eso, pero cerraba los ojos y se tapaba los oídos.

¿Quién sería un buen alcalde para la ciudad?

Alguien que no esté con ninguno de los dos partidos de gobierno de los últimos años (ya saben quién no), que tenga experiencia (ahí saqué a varios) y que no tenga fama de oportunista (sale el que quedaba).

¿Qué lugar de Bogotá siente propio?

El barrio Calvo Sur, donde crecí.

¿Qué tiene esa ciudad que lo atrapa?

Me encanta Bogotá. Se para en sus ancestros indígenas y coloniales, pero tiene ímpetu de modernidad y es incluyente como toda gran ciudad. Tiene árboles, tiene montañas, es fresca, es generosa, es pujante, aquí nacieron mis hijos.

¿A qué personaje de la historia convencería de ser presidente de Colombia?

No invitaría a nadie que admirara, porque terminaría burlándome de él.

¿En qué cree?

En la disciplina, la honestidad, en que hay  fuerzas que nos sobrepasan... en Santa Fe…