"Elegir es la única forma de lidiar con el mundo"

Angie Cepeda regresa a la pantalla grande, esta vez como protagonista de la película española 'Mal ajeno', producida por Alejandro Amenábar.

La actriz Angie Cepeda ha tenido que acercarse a la muerte, encarnarla con semblante de enferma terminal y dejar atrás sus aires de mujer bella. Así han sido las demandas para interpretar su papel en la más reciente película que ha protagonizado en España, Mal ajeno, que será estrenada este vienes 23 de julio en las salas de Cine Colombia. “Sara es una colombiana inmigrante que está muy enferma, pero que tiene todas las respuestas a los conflictos de la trama. Puede parecer algo desalmada a veces y tiene una visión frente a la muerte tan diferente que es muy difícil de entender”, explica la actriz radicada hace más de tres años en Madrid.

Dirigido por Óscar Santos, un debutante director español, escrita por Daniel Sánchez Arévalo y producida por Alejandro Amenábar, director de películas como Tesis, Abre los ojos y Mar adentro, este filme es un thriller que se desata cuando Sara, con siete meses de embarazo, llega en estado de coma al hospital tras un intento de suicidio. “Este ha sido sin duda mi primer acercamiento a un tema tan difícil. La película se pregunta qué harías si un día de la vida tuvieras que elegir entre ayudar a mucha gente, pero afectarte a ti y a otras personas que están cerca y que quieres. Es también una profunda reflexión sobre las decisiones y cómo la vida es un discurrir de elecciones. Elegir se presenta casi como la única forma que tenemos de lidiar con el mundo”, asegura Cepeda, que esta vez compartió set con actores muy reputados en la escena española, como Belén Rueda y Eduardo Noriega.

Para desarrollar algunas escenas de su personaje, Cepeda tuvo que internarse en clínicas y tener un estrecho conocimiento de lo que sucede con las personas mientras están en estado de coma. Pero los retos actorales que enfrentó la colombiana en Mal ajeno no sólo estuvieron ligados a asumir temas más complejos, sino que además consistieron en descubrir las demandas propias del género fantástico al que se suscribe el filme. “La cinta tiene un tono fantástico, es un drama con fantasía y eso te levanta mucho de la realidad, así que fue complicado plantearse la construcción de los personajes. Gran parte de mi personaje había que imaginarlo, no estaba escrito. Cuando el director terminó el guión, me entregó una especie de resumen de lo que podría haber sido la vida de esta mujer y ese fue el punto de partida, hubo mucha improvisación. Tuve que crear así a una mujer que de alguna manera necesita servir para ser feliz, que está completamente sola y que esa soledad ha devenido en un completo desapego”.

La película inicia con una escena que introduce al espectador en un escenario muy dramático. Una serie de enfermos terminales muy jóvenes todos están haciendo una escala del dolor que padecen y cada uno le cuenta al doctor Diego Sanz, interpretado por Eduardo Noriega, de uno a diez cuál es la intensidad del mal que los aqueja. Sanz será precisamente el médico que se involucrará directamente con Sara. “Este es un personaje muy interesante porque encarna esa cierta deshumanización de las personas que trabajan en medicina y que han tenido que lidiar con los dramas más duros de la vida. Este hombre está desencajado, desconectado de su trabajo y de su familia”, explica la actriz.

Después de vivir en Los Ángeles, Angie Cepeda ha decidido convertir a Madrid en su residencia, pues la itinerancia con proyectos de cine y televisión españoles hacía que pasara más tiempo entre las calles madrileñas que en su casa en Estados Unidos. Su cambio ha sido afortunado, no sólo ha interpretado papeles en televisión y protagonizado esta película, sino que en los próximos meses estrenará Una hora más en Canarias, una cinta completamente diferente en donde Cepeda explora sus dotes para estar en una comedia musical romántica.

Por lo pronto, la crítica ha sido benevolente con su actuación, no tanto con su dicción, pero sin duda, y como ella lo admite, esta película marca un nuevo escalón en su camino actoral.

últimas noticias

Humor político: útil, revelador y necesario

contenido-exclusivo

Etiopía: la tierra que nadie pudo colonizar