'Eliminar a Ronald McDonald no sería suficiente'

La Organización Stop Corporate Abuse está decidida a lograr que McDonald’s deje de hacer publicidad para que los niños consuman sus productos.

Stop Corporate Abuse (que traduce ‘Detengan el abuso corporativo’) decidió hace unos meses pedirle a McDonald’s un cambio de imagen radical. Este grupo de médicos, profesores y padres de familia consideran que la figura de Ronald McDonald, el payaso que hace parte de la publicidad de la cadena, debe ser eliminada. Sugieren que es un modelo inadecuado, ya que mientras visita hospitales infantiles, también promueve el consumo de comidas rápidas, tan nocivas para los niños.

McDonalds publicó una declaración en la que dice que el muñeco está para quedarse. “Como la cara de la ‘Casa de Caridades Ronald Mcdonald’s, Ronald es un embajador del bien y reparte mensajes importantes para los niños sobre seguridad, alfabetización y estilos de vida activos”. El Espectador habló con Christine Chester, miembro de la ONG, sobre el tema.
 
¿Por qué es tan importante enfrentarse a un ícono como Ronald McDonald?

Desde hace 50 años Ronald ha enganchado a los niños a una comida poco saludable, desencadenando una epidemia de enfermedades relacionadas con la dieta entre los más pequeños. Ahora, uno de cada tres menores está en riesgo de desarrollar diabetes tipo dos y esta es la primera generación en la historia de Estados Unidos que tiene una expectativa de vida menor a la de sus padres. Es tiempo de que McDonald’s deje de enfocar su mercadeo hacia los niños.

¿Qué representa Ronald McDonald para los niños?

Hoy en día, Ronald es tan reconocido como Santa Claus. Y no es sorprendente: está en cualquier lugar en donde haya niños, desde asambleas de colegios hasta hospitales infantiles. Es también reconocido por todos los padres a los que sus hijos les han pedido nuggets y papas desde el asiento trasero del carro.

¿Cómo ha reaccionado McDonald’s ante su campaña?

Ha sido una respuesta de negocios como es usual. Como esperábamos, McDonald’s ha desviado la atención de nuestros mensajes promocionando los US$10 millones que contribuye a la caridad cada año. Ese número debería ser comparado con los US$400 millones que gasta anualmente en mercadeo pensado para que los niños consuman comida chatarra. Ellos aseguran que están haciendo lo correcto, inclusive cuando están incumpliendo su compromiso voluntario de reducir este tipo de mercadeo. Sin importar sus estrategias de relaciones públicas, sabemos que los ejecutivos de McDonald’s están discutiendo qué hacer con el llamado de la comunidad de la salud y el público de retirar a su personaje emblemático.

¿Qué acciones han llevado a cabo para cumplir su meta?

En el último año, más de 20 mil padres, educadores y otros preocupados miembros de la comunidad se han unido a la campaña. Durante esta última semana, lanzamos una iniciativa en la cual más de mil profesionales e instituciones se unieron para pedirle al presidente de McDonald’s, Jim Skinner que se deje de llegar a los niños a través del mercadeo. Todas estas preocupaciones fueron transmitidas en pautas en diarios nacionales y directamente en las oficinas corporativas.

¿Es suficiente con deshacerse de Ronald McDonald? ¿Qué más debe hacerse?

Así Ronald sea la cara y maquinaria detrás de las prácticas de McDonald’s, eliminarlo no sería suficiente. Estamos pidiéndole a esta empresa que escuche a las miles de personas que los llaman para que retiren a Ronald y, además, detenga todo tipo de mercadeo realizado específicamente para niños.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Se refina el Torrontés

Fiat 500X: el hijo pródigo