Embajada en Perú: premio político

Cable diplomático de 2006 vaticinó buenas relaciones entre los gobiernos de Alan García y Álvaro Uribe Vélez. EE.UU. observó que Colombia estaba llenando su embajada en Lima con premiados por apoyar a Uribe.

A mediados de 2006 y después de la victoria electoral en Perú del expresidente Alan García, la Embajada de Estados Unidos en Bogotá remitió a Washington un cable detallando sus impresiones sobre el cambio de gobierno en el vecino país y sus relaciones con Colombia. En términos generales, vaticinó una buena época para el intercambio diplomático y económico entre las dos naciones, pero el embajador concluyó su reporte con una mordaz crítica a la clase de funcionarios colombianos que estaban llegando a su misión en Lima.

El cable detalló inicialmente que la primera consecuencia de la victoria electoral de Alan García iba a ser la cooperación estratégica entre Perú y Colombia en temas como la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, así como el desarrollo regional económico. La Embajada sustentó su análisis en los antecedentes del partido político de García, el APRA, frente a la democracia colombiana y las buenas relaciones que el entonces presidente Álvaro Uribe Vélez tenía con el electo mandatario de Perú.

En primer término, la Embajada recordó que en enero de 1949, el fundador del APRA, Víctor Raúl Haya de La Torre, permaneció asilado cinco años en la embajada de Colombia en Lima, y que durante ese tiempo, los gobiernos en Bogotá defendieron este procedimiento ante la Corte Internacional de Justicia. Posteriormente, agregó el cable, Colombia negoció un acuerdo con Perú que le permitió a Haya viajar a México, siempre bajo la protección del gobierno colombiano.

Como si fuera poco, la Embajada de Estados Unidos agregó que el propio Alan García fue beneficiario de Colombia cuando el gobierno de Alberto Fujimori intentó ponerlo preso durante el autogolpe de Estado en 1992. El cable reseñó que después de dejar su primera presidencia en 1990, a la que el informe diplomático calificó como desacreditada e impopular, el gobierno Fujimori quiso arrestarlo y García, después de escapar por los techos de las casas, se asiló en Colombia y posteriormente se radicó en Francia.

Estos antecedentes llevaron a la Embajada de Estados Unidos a manifestar que Colombia era un amigo constante del APRA y que por eso en Perú se habían oído comentarios de que ya era hora de que cobrara la deuda que le debía. Además, durante la administración saliente de Alejandro Toledo, según Washington, Perú había sido el amigo más confiable del gobierno Uribe. Por eso confiaba en que con García la relación se manejara de inteligencia a inteligencia, militares a militares y presidente a presidente.

El asunto era que la Embajada confiaba más en que este tipo de relación predominara por encima de los contactos entre los cancilleres. Y para reforzar su apreciación agregó la perla. Según la Embajada de Estados Unidos, la visión era que Colombia llenaba su embajada en Lima con personas que recibían esos puestos como premio al apoyo político que le habían dado al presidente Álvaro Uribe. Y que además, la misión colombiana en Perú se orientaba más a las dimensiones sociales de la diplomacia que a la construcción de nexos entre los dos gobiernos.

Revisando la nómina de quienes ocuparon la embajada de Colombia en Perú en tiempos de Uribe, aparece en primer término el dirigente político Héctor Quintero Arredondo, quien ocupó el cargo entre octubre de 2002 y noviembre de 2005. Quintero fue coordinador de la campaña reeleccionista de Uribe en 2006 y director político de la campaña de la Gobernación de Antioquia de Luis Alfredo Ramos. Antes de dejar su cargo en Perú, fue condecorado con la orden El Sol del Perú en Grado de Gran Cruz.

Lo sucedió el abogado, periodista, exconcejal, exsenador y exmiembro de la Comisión Nacional de Televisión, Álvaro Pava Camelo, quien estuvo entre 2005 y 2009. A su salida, la prensa peruana lo resaltó como un promotor de la Comunidad Andina de Naciones. Lo reemplazó María Claudia Mosquera Jaramillo, quien ocupó la Embajada en Lima hasta diciembre de 2010. Según el Gobierno, su gestión fue clave para aumentar el intercambio comercial, y también recibió medalla de honor en el vecino país.

Desde enero de 2011 ocupa la Embajada de Colombia en Perú el exsenador y expresidente de la Federación de Ganaderos Jorge Visbal Martelo, quien acaba de ser llamado a indagatoria por la Fiscalía por presuntos nexos con  grupos paramilitares. Visbal fue uno de los principales líderes de la reelección de Uribe en 2006, y precisamente por una presunta reunión con los paramilitares para tratar este tema es investigado por la justicia. Esta novedad ocurre mientras Perú vive la antesala de su segunda vuelta electoral en la carrera por la Presidencia.

Temas relacionados